Noticias Preferentes Reportajes

EL DISEÑO GRÁFICO EN EL CINE

Un aspecto que se cuida cada vez más, pero aún no lo suficiente, en el mundo del cine es el del diseño gráfico. Tanto en el mundo del cortometraje como en el del largometraje pensamos muchas veces que los créditos o el cartel son una especie de impreso rutinario que hay que cumplimentar para “ser profesional” pero que se descuida completamente, o al menos no se le da la debida importancia.

Hay que tener en cuenta que un cartel, por ejemplo, es lo primero que ve un espectador medio cuando llega a unos multicines. Numerosas pelí­culas se publicitan mediante ellos en la fachada y en el interior del templo cinematográfico y, sin embargo, parece que muchas veces distribuidores y/o productores no entienden que hay que tratar de destacar sobre el resto y a la vez vender el concepto de la pelí­cula. Ellos piensan que el reclamo son los actores, concretamente sus caretos a gran escala, por eso en la mayorí­a de carteles nos encontramos versiones muy chuscas o poco imaginativas de emplastes de caras. Según nos cuenta Cristóbal Garrido, guionista de cine y televisión, y diseñador gráfico finalista en el concurso de carteles de Cinemad y Fotogramas “el principal error es creer que una cara por sí­ misma es suficiente reclamo. Pero a las productoras y distribuidoras se les olvidan que la mayorí­a de los espectadores que van cada fin de semana a los multicines de toda España van sin saber qué van a ver y lo deciden casi en la misma cola y ante la cartelera. Es en ese momento cuando tu cartel debe de destacar por encima de todos los demás. Tiene que ser un pelotazo que llame la atención. Si te la juegas a la cara de Óscar Jaenada o Kira Miró estás muerto porque al lado siempre tendrás la de Johnny Depp o Angelina Jolie. Que está más buenos, son más conocidos y encima son mejores actores.”

Poco a poco esta mentalidad va cambiando en nuestro cine: “Nuestra industria, aunque a paso de tortuga, cada vez es más industria y como tal empieza a mimarse tanto la parte artí­stica como la comercial, que era la gran asignatura pendiente del cine español (…) motivado por el inevitable (y esperado) relevo generacional de los productores. Tipos y tipas jóvenes que cuidan su producto desde el mismo origen del proyecto y que saben que conseguir un buen escaparate de su peli es casi tan importante como llegar a tiempo para pedir las subvenciones correspondientes” según Garrido.

Una empresa que en los últimos años ha destacado mucho en el panorama cinematográfico nacional es User T38. Han diseñado carteles, logos y créditos para muchos de los tí­tulos más sonados del último lustro, algunos puede que os parezcan flojos, pero son el resultado de mezclar sus propuestas con las decisiones finales de los clientes (productoras/distribuidoras) o del mismo equipo de diseño, que amenudo se decantan por carteles más conservadores y estereotipados por miedo a que un buen diseño (o uno demasiado innovador) espante al espectador porque pueda dar la sensación de que la peli en cuestión es una culturetada o bien porque creen que se aleja del concepto de la misma.

Suyos son los diseños de pelí­culas como Verbo, Alatriste, Agnosia, Celda 211 (el teaser poster), Amador, Los Girasoles Ciegos, La Herencia Valdemar, El Camino de los Ingleses, Ágora, Gordos y muchos más. Os recomiendo que os metáis a su blog, donde van comentando sus distintos trabajos y el cómo y por qué de sus decisiones, y comparéis los diseños finales (muy buenos algunos) con los que se quedaron en el camino (casi siempre mucho mejores en mi humilde opinión).

Unos ejemplos: Amador, Agnosia (sus diseños me parecen cojonudos, todos) y Hierro.

imagen-4imagen-3imagen-5

Al margen de los carteles y quizás más importantes que éstos, tenemos los tí­tulos de crédito. Lo habitual es que se los ventilen superponiendo el texto en una secuencia introductoria. Si se opta por esto lo ideal es que esa secuencia contenga buena parte del concepto de la pelí­cula. En esa lí­nea creo que unos muy clásicos y sutiles son los de La Red Social. En la secuencia de créditos Mark Zuckerberg corre desde el bar donde acaban de darle puerta hasta su residencia en el campus. Parece una tonterí­a pero resume perfectamente la pelí­cula: un tipo que corre solo mientras los demás caminan acompañados. Algo similar vemos en Lolita de Kubrick, donde todos los tí­tulos se superpone a la imagen de los pies de Sue Lion, la joven protagonista que hará caer en la miseria humana más absoluta a James Mason. Son sencillos, aparentemente vacuos pero en realidad contienen gran cantidad de información, aunque sea sutil, de lo que la pelí­cula va a contarnos.

La otra opción son créditos más gráficos en los que también se puede contar mucho. Recordad por ejemplo los créditos (y el cartel) de Saul Bass para Vértigo, donde numerosas espirales simulaban tanto el miedo a las alturas del protagonista como la obsesión infinita en la que se hundí­a, igual que un pozo sin fondo. Los de Machete, por ejemplo, también son cojonudos (la peli ya es otro cantar): aluden a un estilo setentero, de cine pretendidamente chuso y pasado de vueltas donde la mitad de las imágenes se ilustran con sangre. En el cine español ésto se cuida cada vez más, hay ejemplos bastante notables, y es que ya bastante coñazo es aguantar el chorreo de logos tradicional (entidades públicas, canales de televisión, productoras, bla, bla bla…) como para encima alargar la cosa con unos créditos insulsos. Ejemplos de buenos créditos podéis encontrarlos en el excelente blog Art of the Title donde podéis ver el análisis de tí­tulos de crédito como Buried (muy deudores de Saul Bass), Atrápame si Puedes o El Club de la Lucha entre muchas otras.

Garrido concluye: “Profesionales del diseño gráfico tenemos muchos y muy buenos, así­ que lo que queda es concienciar a los productores. Hacerles entender que su sobrino de 15 años, por mucho photoshop que controle, lo mismo no es la persona más indicada para hacer un trabajo de tanta responsabilidad como el cartel de una pelí­cula. Porque ESE CARTEL es el primer contacto que tiene tu cliente, el futuro espectador, con tu producto y si eso no seduce desde el primer momento estás perdido.

En definitiva, la asignatura pendiente pasa por extender una mentalidad más comercial a este y a todos los terrenos de nuestro cine. Evidentemente, al productor que hace una peli por cuatro euros para cobrar la subvención de turno no le puedes contar historias sobre lo importante que es un buen envoltorio porque lo que menos le importa es que su peli se venda. Todos los demás, deben de pensar en el diseño gráfico de su peli desde el mismo dí­a en el que al leer el guión o al encargar la historia a un guionista, decide producirla. Pensar en el diseño tres meses antes de estrenarla es una cagada. No habrá materiales de calidad y posiblemente los créditos y el cartel no tendrán absolutamente nada que ver. Resultará un producto sin identidad y sin una personalidad compacta.”

En definitiva. Estos aspectos, aunque parezcan una cosa menor, no lo son. Es lo primero que un espectador ve de una pelí­cula: cartel y créditos, y ambos deben ser atractivos, coherentes con la pelí­cula y lo que cuenta e incluir de forma sutil el concepto base de la misma. Si hacéis cortos, tenedlo también presente, al menos si pretendéis darles recorrido en festivales y concursos, que el cutrismo es algo que abunda demasiado.

Sitios en los que podéis ver más sobre el tema:

www.artofthetitle.com

www.watchthetitles.com

www.titulosdecredito.org

www.generique-cinema.net

P.D.: User T38, que también es productora audiovisual y de efectos visuales, ha co-producido el corto de animación Alma, cuyos derechos para ser adaptado a largometraje acaban de ser adquiridos por DreamWorks gracias al asesoramiento de Guillermo del Toro.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

Críticas

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Twitter

Podcast