Críticas

CARNE DE NEÓN

Frase titular obvia y trillada a estas alturas, pero es lo que mejor se me ocurre para describir el estilo, temas y tono de este segundo largometraje de Paco Cabezas como director tras Aparecidos (bastante recomendable también), y en el que retoma una historia que ya contó en el corto homónimo de 2005. Y es que al igual que en las pelí­culas de Guy Ritchie, aunque tenemos un personaje central, lo cierto es que hay cantidad de secundarios de bastante relevancia, girando todos en torno a una trama centrada en el mundo de la delincuencia, en este caso la prostitución, pero que en el fondo habla de la huida de la soledad y de la necesidad de amor de la mayorí­a de los personajes.

Se trata de una de esas pelí­culas que te anticipa el clí­max para a partir de ahí­ descubrir qué ha llevado al protagonista a esa situación. Ricky (Mario Casas) es un tipo que se dedica a chulear a putillas de medio pelo junto a su amigo Angelito, una mezcla entre mentor, colega y socio. Queda poco tiempo para que la madre de Ricky, que lo abandonó muchos años atrás, salga de la cárcel, y él quiere recuperar esa relación construyendo el sueño de aquella, un puticlub llamado Hiroshima. Como es de esperar, crear el puticlub supondrá un problema mayor del previsto, sobre todo, porque eso implica jugar en una liga en la que manda el Chino (Darí­o Grandinetti).

neon1

A partir de ahí­ tenemos un cruce de tramas e historias a cada cual más disparatada, pero todas con su correspondiente dosis de humanidad que hace que nos encariñemos de casi todos los personajes, aunque éstos se puteen mútuamente. Lo estúpido de los acontecimientos se debe, en gran medida, a la propia incapacidad de los personajes de salir del atolladero en el que viven sin pisar a los demás (o tienes cariño o tienes “éxito”, las dos cosas, no). Éste cruce de tramas es uno de los puntos fuertes de la pelí­cula, pero a su vez uno de sus problemas, ya que obliga a un cambio de punto de vista radical en más de una ocasión, y no siempre para contar algo sustancial (el que la hija del poli sea una lianta calientapollas, y perdón por la expresión, es meramente anecdótico, por ejemplo). Así­, aunque la pelí­cula no llega a las dos horas, da la sensación al final de que la cosa se ha alargado un pelí­n para lo que realmente habí­a que contar.

Pero lo que de verdad define la pelí­cula, más allá del estilo visual, es el conjunto de personajes que componen la historia. Hasta el secundario más prescindible tiene una historia suficientemente bien elaborada para que lo que les pase nos preocupe, y en algunos casos, nos emocione. Quizás a mí­, porque una de las historias me resultaba especialmente cercana y actual, me llegasé más de lo normal, porque lo cierto es que aunque la pelí­cula imprime unos correctos momentos dramáticos a lo largo del metraje, el conjunto se define esencialmente por un tono cómico. Lo bueno es que esa pequeña carga dramática, ese interés y cariño por los personajes, hace que la pelí­cula gane enteros, ya no sólo por la construcción de los mismos a nivel de guión, sino por un trabajo actoral, que por lo general es estupendo, destacando especialmente a Vicente Romero, Ángela Molina y Dámaso Conde, que clavan sus personajes.

A Paco Cabezas se le podrá achacar ser muy deudor de un estilo visual, tanto a nivel de puesta en escena como de montaje, muy concreto, pero al menos sabe imprimir su propia personalidad a esos elementos prestados y a sus personajes. Así­ podemos encontrar a un travesti como La Infanta (Dámaso Cónde), que lejos de ser el tí­pico personaje cargante que encontramos en cantidad de tí­tulos, consigue que empaticemos directamente con él cuando su historia gira a esa necesidad de cariño de la que hablaba al comienzo. Tampoco la madre de Ricky, Pura (Ángela Molina) es la tí­pica madre ni el tratamiento que se da a su enfermedad cae en lugares comunes y el drama fácil.

neon2

También hay que hablar del público potencial de la pelí­cula. Verla en el preestreno con cantidad de jovenes, y sobre todo, jovencitas, me sirvió para darme cuenta de hasta qué punto la peli puede funcionar. Por un lado está Mario Casas, reclamo total de la pelí­cula, y ahora mismo, quizás, el actor más taquillero de nuestra cinematografí­a (es el prota de la peli española más taquillera de 2010, 3MSC, y de dos de las principales de 2009, Fuga de Cerebros y Mentiras y Gordas), que siendo limitadito para mi gusto, cumple y se amolda perfectamente al personaje de esta peli, y por otro un lenguaje rápido, un humor cercano, muy visual a veces y verbal otras, que conecta perfectamente con la gente entre 15 y 25 años. La pelí­cula, como producto, creo que funciona a la perfección.

Yo me esperaba quizás algo más divertido por lo que habí­a oido previamente, veo algunos problemas como el hecho de que, pese al ritmo, se haga algo larga (tampoco mucho), pero también encontré personajes entrañables y una historia que, estando muy bien concebida como fórmula de reclamo juvenil, también funciona bien a nivel dramático y respeta a sus personajes hasta el punto de dar una conclusión más que digna al tí­tulo. Eso es algo que no se puede decir de otras pelis para un target similar.


Paco Cabezas | Paco Cabezas | Mario Casas, Vicente Romero, Macarena Gómez, Dario Grandinetti, Dámaso Conde, Ángela Molina, Blanca Suárez, Luciano Cáceres, Antonio de la Torre, Juan Carlos Vellido | Daniel Aranyó | Antonio Frutos | Óscar Araujo, Julio de la Rosa | Maria Eugenia Sueiro | Juan Gordón | Pilar Benito | Morena Films, Jaleo Films, Hepp Film, Mandarin Films, Film i Ví¤st, Oberón Cinematográfica | Vértice 360 | 6 |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Como cabezas de enano.

  • https://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    @fare

    Tení­as que haber estado en el preestreno, con dos neumáticas –una señorita, en particular, con unas desproporcionadas perolas del tamaño de balones Mikasa– bailando en bolas a la intemperie. Pura. Clase.

  • https://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    Iba a escribir algo largo pero he leí­do lo del viejo Lufannag y he dicho paqué. Coincido. Creo que hay pelí­cula, pero para cuando comienza a los 60, 65 minutos, ya me encuentro bastante deprimido como para seguir el rollo.

    @meitantei

    Casas vale para lo que vale, tí­o. Es decir: a falta de otro mejor, pos fale. De quien sí­ acabé hasta los huevos es del personaje de Vicente Romero, fí­jate.

  • lufannag

    (hasta hasta hasta… tengo un rango de expresiones descomunal…)

    Por cierto, creo que esta peli da para un ensayo interesante sobre como el tono de un cortomtraje puede desvirtuarse al traladarlo al largo. Es increí­ble como algunas decisiones (SPOILER como el tiro que termina con el problema de La Infanta), en un formato, resulta el colofón lógico de una situación cómica y, sin embargo, en la pelí­cula resulta una estupidez que te saca del relato.

    No he comentado que Macarena Gómez es un talentazo de cojones. Y apoyo lo del target… hace falta este cine, estoy convencido.

  • lufannag

    La verdad es que es una prolongación del corto hasta indecente (algunas presentaciones de las premisas cómicas de personajes como La Infanta quedan hasta descontextualizadas), el baile tonal de la pelí­cula es desconcertante y hasta pretencioso. No soy muy fan de Richie, así­ que tampoco deberí­a decir que Cabezas se ha quedado con la cáscara de un estilo con más sutento, pero básicamente es lo que pienso.

    La disparatada situación del corto concentraba un tempo que encontraba su sentido en el relato; aquí­ el alargamiento de la historia ha derivado en una tragicomedia con toques de torture porn, y lo que tiene de verdad y de corazón lo devora su maldita fidelidad a un formato. A ver, creo que Cabezas es bastante genuino, pero también es pretencioso a su manera, y el resultado es bastante pueril.

    Aciertazos de foto, algún gag francamente cojonudo y Vicente Romero levantando la pelí­cula. Casas tiene problemas de dicción, ya no de interpretación, y tampoco ayuda que su personaje supuestamente protagonista (cuya pasividad en el corto quedaba disimulada por el crescendo imparable de desdichas) aquí­ quede relegado a un segundo plano totalmente pasivo. Las subtramas son de risa y casi parecen disperasadas en montaje a posteriori para que Blanca Suárez no aparezca sólo al final.

    No sé, Cabezas ha hecho la peli que querí­a y ahí­ está. Asistí­ a una charla suya el año pasado y en ese momento me pareció un tio muy majo, humilde, que me convenció con ese amor y ese deseo ávido y desacomplejado de contar su historia siempre bajo el filtro de sus referentes cinematográficos (de cajón). Vista la pelí­cula, me hubiese gustado que en estos 5 años desde el cortometraje hubiese madurado mucho más como cineasta… y creo que no es así­. Pero aún es joven y hombre. De Sexy Killer a esto yo creo que algo hemos ganado…

    Como señalas, en el preestreno la verdad es que la gente se lo pasó pipa, pero estos pases siempre engañan mucho. A ver la taquilla…

  • grijaldo

    Me picaba la curiosidad con esta peli peroooooo va a ser que no.
    Al igual que con Monsters,la veré en casa.

  • Meitantei@Holmes

    Junto a Dani Martin, Mario Casas es una de las personas que mas odio tengo en este mundo. Es verle e ir corriendo a la taza del water, me entra gastroenteritis aguda. Solo tiene un registro: Poner la Cara. Ya que sus dotes interpretativas son es-Casas jajajajajajajaja (que chiste más malo)
    Podria dar clases de interpretación y de dicción, por que parece que tiene paralisis en la puta boca.
    No recuerdo las veces que dijo en los Hombres de Paco (si ya sabeis la serie ésa que comenzó siendo una comedia de enredos y terminó siendo un drama policial con toques de ciencia-ficción) la frase:
    -En la puta vida!!!!!

    En fin que por mi como si es la joya del cine español, Casas? No, Gracias.

  • John Constantine

    A mi Casas no es que me emocione precisamente, pero para los taquillazos que lleva tiene la pinta de tenérselo mucho menos creí­do que unos cuantos actores, algunos con Goya incluí­do, que llevan años sin comerse un colí­n. Y no voy a dar nombres que todos se nos ocurre alguno.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    El póster tampoco me parece un acierto. La pelí­cula tiene muy buena factura y eso no se traslada al cartel. Entiendo que han querido tirar de “caras” y reproducir el ambiente callejero de la peli, pero queda recargado y chusquete para mi gusto.

    De Mario Casas no puedo decir mucho, me parece eficiente en lo que le he visto, en la serie SMS era de lo mejorcito del reparto. Es un tipo que al menos, aunque esté más o menos encasillado, encaja bien en ese rol. No me entusiasma pero tampoco me echa para atrás. En la peli está bien, aunque la mayorí­a del reparto tiene más tablas y se nota. Macarena Gómez, por ejemplo, tiene un papel pequeñito pero lo clava. Es de esas actrices que saca petroleo y con muchos matices, y se nota en esta peli porque hace de “puta yonki” tontorrona pero es capaz, dentro de eso, de sacarte una interpretación muy emotiva en una escenita al final de la peli.

  • https://www.lashorasperdidas.com/ Ángel Vidal

    Que Mario Casas sea el que corta el bacalao no dice mucho a favor del cine español, la verdad.

    Yo lo siento mucho, pero es que el póster me grita: NO VENGAS A VER ESTA PELíCULA.

    No sé quién habrá escogido la frasecita de arriba, pero se ha lucido.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast