Críticas

CAPITÁN AMÉRICA

En lo que está siendo un verano bastante flojete en lo relativo a adaptaciones de superhéroes al cine, ha resultado todo un placer encontrarse con una película como Capitán América. Integrada dentro del conjunto de “precuelas” de Los Vengadores es de las pocas que tiene un estilo claramente personal, algo a lo que sin duda ha ayudado su ambientación de época en plena Segunda Guerra Mundial, pero también un tratamiento de los personajes bastante más cuidado, pulido e interesante sin dejar de ser una película claramente consciente de su condición de entretenimiento veraniego.

Joe Johnston, artesano especializado en el cine de aventuras, se encuentra en este título como pez en el agua. Con regustillo de aventura clásica que recordara a muchos a su segundo largometraje, Rocketeer (que cumple ahora 20 años), Capitán América es una película cuyo protagonista, a diferencia de otros héroes, no debe asumir una gran responsabilidad derivada de sus poderes o enfrentarse a su lado oscuro, no es un personaje torturado como tal, su esencia es, como no podía ser de otro modo, la del patriota perfecto, un soñador cuyo sueño no es otro que ser útil y servir a su país. ¿Y cuál es su handycap? Pues que durante buena parte de la película le toman por el pito del sereno, al principio por ser ese micropene andante en el que han convertido a Chris Evans al principio de la película, y después porque su propio país prefiere utilizarlo como un medio de propaganda antes que como un héroe de verdad. La frustración es lo que hace de Capitán América un personaje humano. Cualquier licenciado en paro (es decir, todo hijo de vecino) sabrá a qué me refiero.

La película por tanto se constituye como la búsqueda de un sueño, igual que en otra película del director, la estupenda Cielo de Octubre, Steve Rogers debe sobreponerse a las trabas y limitaciones que le impone la sociedad en la que vive para poder demostrar que realmente vale para cumplir su sueño, que más que ser un héroe, consiste en servir a su país como muchos de sus compatriotas, luchar por una idea cueste lo que cueste. Todo bajo una bandera, la de Estados Unidos. Un héroe puro cuyo patriotismo sin fisuras resulta en la actualidad bastante caduco, y casa poco con el cinismo actual, propio de un tiempo en el que hemos aprendido a desconfiar de todo y de todos. Por eso, quizás resulte un tipo tan bueno como tontorrón, un tipo tan valiente y tenaz como ingenuo, unos rasgos que bien jugados pueden dar mucho juego en Los Vengadores.

Pero volvamos a la película que nos ocupa. El objetivo de Rogers no tendría sentido sin un enemigo de igual calibre, un villano más malo que Hitler, una idea también simple que no nace de ningún tormento, Cráneo Rojo, con Hugo Weaving dándole vida, que busca, como toda idealización del enemigo en tiempos de patriotismo extremo, dominar el mundo y esparcir el mal con más virulencia que una revista porno en una clase de de 2º de la ESO. Como decía, ese aroma de aventura clásica se respira también en esta clase de personajes simples y entrañables, igual que en una película de Indiana Jones, donde el bien y el mal no tienen matices y son quizás los personajes secundarios los que muestran más humanidad con sus debilidades. Tal es el caso de un excelente Toby Jones, que pese a aparecer poco se come la pantalla (como siempre) o Stanley Tucci el único tipo que cree desde el comienzo en Rogers.

¡Esto es lo que pasa cuando te tiras de un padrastro!

Las escenas de acción están muy bien resueltas dentro de ese estilo predominantemente clásico que han querido dar a la película. Se huye de la cámara en mano y hasta se marcan un par de secuencias de montaje con las hazañas del Capi casi a modo de noticiario de guerra. Quizás falte una gran escena de acción como tal, ese gran duelo tan propio de este tipo de películas de superhéroes donde los grandes enemigos se ven las caras. No es que no tenga lugar, pero no es en ningún caso el momento más logrado o trepidante de la película, donde quizás más que la propia lucha entre el bien y el mal se ha querido destacar esa idea de sacrificio y valor propia de su protagonista.

No puedo terminar sin destacar el gran trabajo a nivel estético de una película que tanto explícita como subliminalmente ha llenado su metraje de referencias a la propaganda y el diseño gráfico de la época, dos herramientas que emergieron a principios y mediados del siglo pasado hasta convertirse en algo no ya útil, sino necesario en nuestros días. Tanto los numeritos americanos para animar a la población y las tropas (cachondos como ellos sólos) como las imágenes de megaejército en formación de los secuaces de Cráneo Rojo son ejemplo de ello.

Quizás no entusiasme al nivel de grandes títulos del género de superhéroes, no es una película que vaya de profunda ni lo pretende, pero se toma muy en serio su condición de adaptación de un gran icono del cómic y de aventura veraniega, que es lo que deberían haber hecho otras películas similares este verano y no han conseguido.


Joe Johnston | Christopher Markus, Stephen McFeely | Chris Evans, Hayley Atwell, Sebastian Stan, Tommy Lee Jones, Hugo Weaving, Dominic Cooper, Richard Armitage, Stanley Tucci, Toby Jones, Neal McDonough, Derek Luke, Kenneth Choi, JJ Feild, Bruno Ricci | Alan Silvestri | Shelly Johnson | Rick Heinrichs | Robert Dalva, Jeffrey Ford | Kevin Feige, Amir Madani | Louis D'Esposito, Alan Fine, Nigel Gostelow, Joe Johnston, Stan Lee, David Maisel | Marvel | Paramount Pictures |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • yoyoucronia

    Un poco tarde -unos 38 tacos después- pero por fin la he visto, aunque al final me ha tocado verla en 3D. Me ha encantado el cuidado en el detalle, la recreación de la época, la progresión a la hora de mostrar el traje para que se haga más natural, el aire de aventura un poco naif…

    Tiene razón lalonso en lo de Cráneo Rojo y La Máscara, además cuando va de humano parece la versión Mad/Bad doctor de Emmet Brown.

    Volveré a verla en DVD y me quito la espina del 3D de las narices que sólo se salvaba en la escena del vestido rojo de la Hatwell (gracias a los dioses y a sus padres), el grifo de la sala de interrogatorios y los estupendos créditos finales.

  • Rodro

    Grijaldo, hablando de cameos tambien sale Union Jack como mienbro de los comandos aulladores (lastima que sea a cara descubierta y no le hayan dejado el uniforme)

  • laalonso

    Este comentario es casi absolutamente superfluo, porque me sumo a las opiniones de la mayoría a los que les ha gustado. Es entretenida, los tres o cuatro puntos de interés de la trama se dosifican bien a lo largo del tiempo, y se sale del cine con la sensación (poco frecuente en estos tiempos) de no haber tirado el dinero.
    Pero por favor, por favor, Hugo Weaving… que está para matarlo… o me influencia su personaje, que desde ese momento en que se quita la careta humana [no es espoiler, está en las imágenes promocionales], tengo pesadillas con Jim Carrey y “La Máscara”.

  • beukelaer

    ¡Cago’nlaleche! acabáis de convertir una peli de aventuras en un despiporrre… Café Olé, Deja Vu y Croissant… ¡y Hillary “aquella que con sus pechos desafía la ley de la gravedad”!!!

    Ahora sí que no habrá manera de que el Capi se haga respetar por los Vengadores… ¡si le van a confundir con Julito Iglesias!

    @Grijaldo: anótese usted un gallifante (o frikipunto, si prefiere) de los gordos.

    Saludos,

    J.M.

  • naxete_69

    Uuoo ahora también se hacen críticas por duplicado… Gracias de todos modos.

  • Jgarciam4

    Esta adaptación de El Capitán América, entretiene y engancha, gracias a la acción y el espectáculo que nos ofrece durante los 120 minutos que dura el largometraje, con una muy lograda primera parte en la que nos presenta al héroe y nos muestra su transformación en superhéroe. El largometraje tiene ritmo, a veces frenético, por lo que al espectador no le da tiempo a aburrirse. Increíbles efectos visuales que nos hacen ver a un Chris Evans (Los cuatro fantásticos, Dueños de la calle) canijo y debilucho, para luego mostrárnoslo más alto y musculado. Contiene unos logrados escenarios y una conseguida ambientación de la época. Cuenta con un secundario de lujo, el siempre correcto Tommy Lee Jones (Men In Black, El Fugitivo), y en el papel del villano Cráneo Rojo a Hugo Weaving (Matrix, El Señor de los Anillos).
    En contra podremos decir que quizás no llegue a emocionar como otras adaptaciones de otros personajes de Marvel, y un enaltecimiento del orgullo yanqui, que fuera de los EE. UU. nos cree indiferencia.
    A los seguidores de las películas de la factoría Marvel, les aconsejo quedarse hasta el final de los títulos de crédito

  • patricio estrella

    Joer, que vista tienes Grijaldo. Gracias por la info.

  • sasha

    Grijaldo: No me habia fijado. OK.

    Transformers es la polla y punto. Falta por ver Super 8, 12 samurais y Conan. Pero Transformers es de las más espectaculares.

  • grijaldo

    Al principio de la secuencia en la expo-Stark esa.
    Sale una urna debajo de un letrero que si no recuerdo mal pone Phineas T.Horton.
    En la urna hay una especie de maniquí con las manos cruzadas vestido de rojo.

    Con ese detalle me ganó la peli,eso es CARIÑO y RESPETO por tus creaciones.

    Y Patricio no estás solo,a mí Transformers 3 también me ha parecido el blockbuster del verano,aunque esta se ha quedado peligrosamente cerca.

  • sasha

    Grijaldo :¿en que moneto sale antorcha humana?

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast