Reportajes

CINE DESPUÉS DEL GENOCIDIO

Diecisiete años después, las cifras del Genocidio ruandés requieren de un esfuerzo de comprensión importante: en un plazo de 100 días, desde los asesinatos (a misilazos) del presidente de Ruanda, Juvenal Habyarimana y su homólogo burundés Cyprien Ntaryamira el 6 de abril de 1994, hasta mediados de julio de ese año, el conflicto entre las etnias hutu y tutsi causó la muerte por exterminio de más de medio millón de personas, según las estimaciones más conservadoras. Cifras semioficiales (de Gobiernos posteriores: a diferencia de otras tragedias históricas similares, aquí el papeleo brilló por su ausencia) disparan el balance de muertos por encima del millón. 10.000 fallecidos cada 24 horas, 400 cada sesenta minutos, siete cada sesenta segundos. A estas cifras hay que añadir entre 250.000 y 500.000 mujeres violadas –gran parte de las cuales son ahora portadoras del VIH–. Las cifras de huérfanos superan los 400.000. La población total del país disminuyó en un 20 por ciento. Murió una de cada cinco personas. Primero fallecieron a tiros. Luego, bajo los 581.000 machetes que ordenó importar el general Habyarimana un año antes de su muerte .

AHORA HACEN CINE

El Festival de Tribeca de este año fue escenario de un momento histórico en el cine ruandés: la presentación del primer largometraje realizado por un realizador de este país africano tras el Genocidio del 94. Matière Grise (Materia Gris), escrito y dirigido por el realizador de 28 años Kivu Ruhorahoza, abandera de una nueva ola de películas ruandesas presentadas este mes en el séptimo Festival Nacional de Cine y de la formación de una industria cinematográfica nacional con el apoyo de inversores y de profesionales estadounidenses, representados por la actriz Alfre Woodard (Passion Fish, fetiche de Lawrence Kasdan en Grand Canyon y Mumford, y “¡JEAN-LUC, VUELE ESTA MALDITA NAVE!” en Star Trek: Primer Contacto) y los directores Phil Alden Robinson (Campo de Sueños) y Lee Daniels (Precious).

Matière Grise (2010, Kivu Ruhorahoza)

Imagen: Righteous Pictures

Los nuevos films ruandeses emergen con el propósito claro de revitalizar la identidad cultural del país y, en lo que respecta a la catástrofe vivida hace ya casi 20 años, aportar un punto de vista propio frente a la visión aportada por films internacionales como Hotel Ruanda, que según los propios ruandeses, fracasan a la hora de explicar con precisión las circunstancias concretas que marcaron la tragedia.

UN MODELO DE REVISIÓN

“Jamás hubo situación alguna, en ninguna escuela ni en ninguna parte, en la que un blanco se negara a ser evacuado. Eso es una pura mentira”, asegura el coordinador del Fondo de Supervivientes de Ruanda, Wilson Gabo, una voz más entre la ola de críticas emitidas con el mismísimo presidente de Ruanda Paul Kagame (tutsi) al film más reconocido sobre el genocidio, Hotel Ruanda, protagonizado por Don Cheadle en el papel de Paul Rusesabagina, encargado (hutu) de un hotel de Kigali en el que resguardó de la matanza a más de 1.200 personas.

“Algunas de las cosas que se atribuyen a esta persona (Rusesabagina) no son ciertas”, declaró Kagame en comentarios recogidos por Reuters en 2006. “Y las que son ciertas, ni siquiera son destacables”, añadió el presidente tras ver el film de Terry George. Tanto esta película como el telefilm Sometimes in April, son, para el profesor univeristario Jean Pierre Rucogoza –quien perdió a 11 familiares durante la masacre– “un ejemplo más de ficción de Hollywood que tiene como único objetivo generar dinero”.

Ni siquiera ejemplos más recientes como Shooting Dogs (también conocido como Beyond the Gates), otro telefilm para la HBO dirigido por Michael Caton-Jones y estrenado hace cinco años en un estadio de la capital, Kigali, se libran de las críticas, en particular al presentar a un sacerdote católico (John Hurt) que se niega a abandonar a los refugiados y decide quedarse en el país. Los films fracasan a la hora de explicar las técnicas concretas del exterminio e identificar a sus cómplices. El presidente de una de las asociaciones de supervivientes, Francois Ngarambe, destaca que semejante volumen de asesinatos no obedece a la mera acción de la milicia. También –cito directamente a la noticia– se critica que muchos altos cargos de la Iglesia facilitaron la masacre, que transcurrió por otro lado sin que la comunidad internacional hiciera ni lo más remotamente posible para impedirlo.

Hay que indicar aquí que Shooting Dogs –llamado así en referencia a los perros que mataban los pacificadores de Naciones Unidas para impedir que se comieran los cadáveres– está inspirado en la vida del franciscano bosniocroata Vjekoslav Curic, quien sí se quedó en el país durante la masacre. Falleció en circunstancias no esclarecidas cuatro años después. El productor de Shooting Dogs, David Belton, fue testigo presencial del conflicto durante su estancia en el país como periodista de la BBC y la película fue rodada en Ruanda (el film de Cheadle usó escenarios de República Sudafricana) y que contó en su reparto con la presencia de verdaderos supervivientes del genocidio.

“HILLYWOOD”

Hillywood viene del juego de palabras inglés derivado de uno de los sobrenombres del país: La Tierra de las Mil Colinas (“hills”). Esta palabra, según recoge este mes el L.A. Times, un intento de situar a Ruanda en el espectro cinematográfico internacional, sacudido por el Bollywood indio y la explosión del cine de Nollywood en Nigeria. Una de las iniciativas es el Festival de Cine de Ruanda, que se celebra cada año en Kigali. La edición de 2011, que ha contado con la participación de films como Kinyarwanda –premio del Público en Sundance 2011, abajo el tráiler– o la propia Matière Grise, se ha distinguido con la visita de la delegación estadounidense encabezada por Woodard, Robinson y Daniels, con el objetivo de respaldar los primeros intentos de construcción de la industria cinematográfica nacional a través de las comunidades de negocio locales.

“Está muy claro que hay gente en este país que tiene el dinero necesario para construir estudios y para invertir en los artistas”, declaró Woodard –abajo, en la foto, dando clases de relajación a actores novatos– en el discurso de presentación pronunciado la semana pasada en el Centro Cinematográfico de Ruanda. “Las comunidades de negocios deben involucrarse”, añadió.

Imagen: Stephen W. Terrill (LA Times).

Todos los miembros de la delegación han participado en talleres organizados por el Instituto de Cine Kuwetu que preside Eric Kabera, y cuya sede descansa sobre los terrenos de su familia. Se trata de un proyecto desarrollado casi en su totalidad a nivel local, asegura Kabera a All Africa, con el respaldo del Gobierno.

LA PIEDRA DE TOQUE

Matière Grise debería ser el puntal sobre el que progresar en este objetivo. Presentada con gran éxito en el último Festival de Cine de Tribeca (Nueva York) la película recibió el premio especial del Jurado y un galardón al Mejor Actor para su protagonista, Ramadhan “Shami” Bizimana, quien, en el papel de Baltazhar, un joven cineasta, realiza un recorrido sobre las causas, desarrollo y consecuencias del Genocidio del 94 a través de tres historias entrelazadas donde se confunden realidad y ficción. Pinchad en la imagen para ver el tráiler.

Su director, Kivu Ruhorahoza, guarda un vívido –pero geográficamente distante– recuerdo de la matanza. “Tenía once años y medio. Me había ido de Kigali para visitar a mi abuela, que vive en la República Democrática de Congo, así que cuando todo comenzó estaba en la otra punta del país. Podría escuchar voces aterrorizadas por el teléfono. En la radio hablaban de decenas de miles de muertos. Lloraba sin ningún motivo. Para cuando terminó el genocidio, regresé a Kigali para reunirme con mi familia”. El reencuentro familiar fue mucho más traumático de lo que esperaba. “Me di cuenta de que yo no había experimentado lo que ellos vivieron. No sabía cómo hablar con ellos, no sabía como comunicarme. El genocidio siempre será un tema de difícil de discusión entre mi familia y yo”,  reconoce Ruhorahoza al blog Artsbeat, del New York Times.

El director, que realizó el film sin respaldo oficial pero con el apoyo de la australiana Studio Films y su editor Antonio Rui Ribeiro, se describe como un conjunto de influencias, desde los films de Stallone, Norris y Bollywood con los que creció, hasta escritores como Norman Mailer y Gustave Flaubert, pasando por cineastas como Polanski o Von Trier. La película fue realizada con un presupuesto diario de 200 dólares, explica a Indiewire.

Ruhorahoza, quien prepara en estos momentos su segundo film, enraizado en temas de homosexualidad e inmigración, y un documental sobre el jazz en países en conflicto, elude hablar de responsables y prefiere centrarse en la realidad actual de su país. Materia Gris es, sobre todo, “un film sobre la inmigración y la locura”. “Lo que quería enseñar en pantalla”, explica, “es la pérdida de la cordura que tantos nosotros hemos experimentado en Ruanda”.

  • 00110011

    Puede ser, pero es que a mi no me molestó tanto como te pudo molestar a ti. Tú has estudiado cine y conoces muy bien el terreno. Yo solo puedo decir que tiene varias escenas que consigue estremecerme de verdad, como por ejemplo cuando el protagonista conduce el coche entre la niebla y…. ya sabes a cual me refiero ¿verdad?

    PD. Contradicciones de la vida. Yo soy el primero en criticar los telefilms con éxitos. Hay algunos casos, como por ejemplo Hotel Rwanda, que no le doy demasiada importancia. Pero eso no es todo ¡¡¡Tampoco lo considero un vulgar telefilm!! Esto me recuerda un poco a la criticas que recibió Bloody Sunday de Paul Greengrass.

    La verdad es que Don Cheadle carga con toda la película.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    @00110011 el problema no es el tema que trata Hotel Rwanda, que me parece perfecto e incluso necesario, sino la forma de tratarlo como un vulgar telefilme sensiblero y con una realización que da pena. Es una de las películas técnicamente más chuscas que he visto nominada a los Oscar. Es una película estéticamente fea y poco cuidada, luego dicen del cine español, pero hay muchas películas que aquí, con la cuarta parte de presupuesto lucen infinitamente mejor.

  • shuarma25

    Buenisimo, sin duda en el top 5 de articulos que he leido por aqui. Impresionante y deleznable aquella tragedia. Me cogió con 9 añinos, pero posteriormente he ido leyendo cosas y toda la evolución de la historia hasta llegar a ese punto, y la inacción de las grandes potencias cuando la tragedia ya estaba en marcha te hacen dudar de si el concepto “ser humano” ha perdido todo el sentido….. En fin, que enhorabuena por el articulo!

  • 00110011

    Pues yo sigo pensando que Hotel Ruanda es un gran peliculón, no es perfecta, y es verdad que tiene algunos momentos sensibleros made in Hollywood. Veamos, estoy algo confundido; Antes se quejaban de que no hacían películas que trataban esos conflictos africanos, y ahora tienen que estar criticándolo todo para rizar el rizo.

    Paul Kagame: “…Algunas de las cosas que se atribuyen a esta persona (Rusesabagina) no son ciertas…”

    ¿Es relevante? Ok ¿Qué pasaría si Fidel Castro, -para mi es el mejor estadista del mundo- dijera que la película “Antes que anochezca” no dice toda la verdad?

  • Fare

    Pues yo normalmente saldría corriendo de una proyección de Hotel Rwanda, pero el personaje de Cheadle está tan bien compuesto (cuando se da cuenta de que es un blanco de mentirijilla es un momentazo) que la vería de nuevo a pesar de que sus intenciones normalmente me harían correr.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Gran artículo Rafa! Por lo demás la de Hotel Rwanda me pareció un telefilme bastante chusco. Me esperaba bastante más, sobre todo tras la nominación de Cheadle, que me parece un actorazo, pero que ha hecho pelis mejores que esa de largo. Me jode cuando premian las buenas intenciones por encima de la calidad de la propia película.

  • https://www.lashorasperdidas.com Rafa Martí­n

    existe el gentilicio y gracias por la corrección.

  • Grigori

    Muy guapo el artículo, Rafa. Voy a ver si consigo Shooting Dogs/Beyond the Gates, porque las ruandesas va a ser complicado.

    Por cierto, te pongo una errata sin ánimo de tocar las pelotas:
    “desde los asesinatos (a misilazos) del presidente de Ruanda, Juvenal Habyarimana y su homólogo ruandés Cyprien Ntaryamira el 6 de abril de 1994”.
    Sería su homólogo Burundés, no? Si existe ese gentilicio, que vete a saber.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast