Noticias

LUTO OFICIAL EN CHILE POR RAÚL RUIZ

Aquí os dejamos un excelente obituario del diario argentino Clarín sobre la figura del director chileno Raúl Ruiz, fallecido ayer en parís a los 70 años de edad debido a una infección pulmonar, informó su productor, François Margolin. Hoy, Chile está de luto oficial por orden del presidente Sebastián Piñera, quien dedicó unas cálidas palabras a su memoria, un recordatorio al que se han sumado numerosos profesionales del cine chilenos.

De él solo he visto un film, En Brazos de Mi Asesino –repasando lo que se dice sobre Ruiz, creo que ha sido una pésima elección y ni mucho menos representativa del cuerpo de su obra– Gracias a quienes nos habéis avisado de esta pérdida.

Del Clarín.com

“Escuchemos a Raúl Ruiz, en una conferencia de prensa en el Festival de San Sebastián, hace un año: “Supongo que todos los muertos se van a Chile. Tengo esa vieja idea paranoica: cuando uno se porta mal en vez de irse al infierno se va a Chile”. Pensemos a continuación en una periodista, correcta, hablándole de la democracia en ese país. Ruiz le contesta: “La dictadura, más que un gobierno autoritario e injusto, es una infección. Ahora, allá, en Chile, hay una derecha liberal. Y la dictadura fue liberal en lo económico. Pero es cierto que ahora se le dice liberal a todo. Como se le dice socialista a todo. Por ejemplo, a este gobierno español”.

Ruiz, demacrado y entusiasta, presentaba Misterios de Lisboa, colosal película de cuatro horas y media que había terminado “a duras penas”, tras un trasplante hepático. “Me divertí mucho haciéndola. Es la manera de cerrar un ciclo vital que ya se va terminando”, explicó sin dramatismo. Pero luego habló de una decena de proyectos que tenía en mente. Llegó a cumplir algunos. La muerte, finalmente, lo encontró ayer, en París, a los 70 años. Infección pulmonar. Sus restos serán enterrados en Chile, según el ministerio de Cultura de ese país, en el que se decretó un duelo oficial de tres días.

La frase que abre esta nota debería eximirnos de adjetivos. Seamos, igual, redundantes: Ruiz, como su cine, era audaz, provocativo, desenfadado, desmesurado, excéntrico, desconcertante. También, ecléctico, usualmente genial, invariablemente inasible. Lo demostró en más de cien películas: con grandes o magros presupuestos, con elencos desconocidos o con estrellas. Nombremos algunas (películas y estrellas): Tres vidas y una sola muerte (con Marcello Mastroianni), Genealogías de un crimen (con Catherine Deneuve), Comedia de la inocencia (con Isabelle Huppert) o El tiempo recobrado (con Deneuve, Emmanuelle Béart y John Malkovich).

Todos estos filmes pertenecen, desde luego, a su larga etapa en Francia, país al que emigró en 1974, tras un paso por la Argentina luego del golpe de Estado de Pinochet en 1973. Antes, Ruiz -amante de la literatura, la filosofía, la psicología, la Historia, la pintura y el teatro, pero también de los melodramas televisivos y del folletín- había pertenecido a una generación de cineastas políticamente comprometidos. Amigo de Salvador Allende, nunca se consideró un director “oficial”. Su cine, además, no se caracterizó por la corrección política, como lo demostró Diálogos de exiliados (1975), filme que lo enfrentó con los sectores de la izquierda más dogmática.

En 1983, con la Las tres coronas del marinero, fantasioso abordaje del exilio, se instaló como director de culto. Por esa época fomentó su fama -su realidad- de realizador más que prolífico, capaz de hacer tres películas por año. En aquel 1983, la mítica revista Cahiers du Cinéma le dedicó una edición completa, con análisis de su obra: “Todo el cine de Ruiz es un cine torcido, porque es visto a través de curiosos prismas, siempre desnaturalizando la perspectiva clásica”.

En 1997 el gobierno chileno le entregó el Premio Nacional de Artes de la Representación Audiovisual, y en Berlín ganó un Oso de Plata por Genealogías … Aunque era considerado un vanguardista y experimental realizador francés (de ahí el Raoul Ruiz), en su etapa final trabajó bastante para Chile y también para Portugal.

La última película que llegó a estrenar fue Misterios …, un extraordinario folletín decimonónico, que en la Argentina fue exhibido en el último BAFICI. “Al haberlo hecho de cuatro horas y media me he asegurado la ausencia de multitudes, lo que siempre es agradable, excepto para el productor, por supuesto”, se despidió en San Sebastián, donde ganó la Concha de Plata al mejor director.”

  • Jau

    Vi Misterios de Lisboa y la película era como una especie de súmum de la elegancia y creatividad a la hora de filmar las escenas, una folletín larguísimo y original, de guión denso, enrevesado y con toques surreales. Muy estimulante, aunque hay que estar en estado mental de aguantar la atención sobre su historia durante las más de 4 horas que dura. Su tremendo poderío visual ayuda a dicha labor, recomiendo que probéis de verla, no he visto nada más de este director pero sólo con esta película me lo imagino como una especie de Kubrick pero diez veces más prolífico.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast