Noticias

SOBRE EL DESCONTROL CREATIVO Y PRESUPUESTARIO DE ‘JOHN CARTER’ Y ’47 RONIN’

The Hollywood Reporter publicó la semana pasada una entrada recogiendo la tensa situación que se vive en estos momentos ante el futuro estreno de John Carter y 47 Ronin, dos películas que comparten ciertas similitudes: ambas están dirigidas por realizadores que saltan a un nuevo medio, han tenido que sortear mil y un problemas para llevarlas a cabo y sus respectivos estudios se han gastado una pasta que pretenden recuperar.

47 RONIN

47 Ronin es una adaptación de una conocida historia del Japón feudal sobre un grupo de guerreros ronin que emprenden la tarea de vengar la muerte de su señor, en la que Universal quería gastarse una suma en torno a los 175 millones; pero el presupuesto se ha ido a bastante más tras diversos problemas durante el rodaje con su realizador, Carl Rinsch, un debutante sin ningún tipo de experiencia rodando largometrajes, cuyo currículum se compone hasta ahora de campañas publicitarias como The Gift.

El nombre de este realizador se empezó a dar a conocer hace unos años, cuando el propio Ridley Scott le propuso para dirigir la precuela de Alien –Rinsch sale con la hija de Scott, así que todo iba a quedar en familia–, pero finalmente la FOX presionó y consiguió que Scott aceptara dirigirla, dando lugar a lo que hoy conocemos como Prometheus. Rinsch quedó libre y su creciente fama hizo que acabara en los estudios Universal con este encargo de una película épica 3D con samuráis, fantasía tipo El señor de los anillos y peleas en la línea de 300 y Gladiator.

Con Alien hubiera tenido una seria papeleta entre manos, encargándose de un material delicado que podría cabrear a muchos puristas, pero con 47 Ronin las cosas no le han ido mucho mejor. THR describe el rodaje como tenso y marcado por ese progresivo aumento del presupuesto, que ha desembocado en la intervención de Universal para evitar que se saliera de madre.

Entre las razones del conflicto creativo entre el director y el estudio, destacan las discusiones en torno al enfoque de la película. Rinsch ha querido darle un tono serio y con cierta carga dramática; tono que también defiende Keanu Reeves, protagonista del filme y “gran estrella” gracias a la cual se ha podido realizar; pero el problema es que esta visión choca con la de los responsables del estudio, que quieren simplemente una cinta de acción y efectos especiales.

Parece que Rinsch los tiene bien puestos y, según la fuente de THR, “ha hecho todo lo posible para secuestrar la película” en contra de los deseos de Universal. Se negó, por ejemplo, a contar con los servicios de Phil Neilson, director de segunda unidad con más de 20 años de experiencia en el medio, para encargarse de diversas secuencias; Rinsch ha preferido rodar cada plano por sí mismo.

Sin embargo, por mucho que haya intentado aguantar, al final han logrado imponerse a sus decisiones. Los encargados del estudio les han seguido el rollo todo lo posible a Rinsch y Reeves y les han dejado “rodar secuencias que acabarán descartadas en la sala de montaje”. Además, han enviado a diversos ejecutivos al set para mantener controlado al director y darle varios toques para enderezarlo hacia donde ellos quieren y han colocado a un nuevo editor para encargarse del montaje.

En este momento, se están planteando si invertir aún más dinero en grabar escenas adicionales con peleas de artes marciales o tirar con lo que ya tienen y que el público decida cuando se estrene el próximo mes de noviembre. El estudio confía en recuperar los costes gracias al tirón que pueda tener la película en el mercado asiático.

JOHN CARTER

En el caso de John Carter nos encontramos con Disney detrás del salto al cine de imagen real de Andrew Stanton, director de Buscando a Nemo y WALL-E para Pixar. La película, que adapta un clásico de la ciencia ficción escrito hace 100 años por Edgar Rice Burroughs, pretendía ser uno de los pelotazos del año, pero a Disney se le ha descontrolado hasta tal punto que ahora parece destinada al fracaso.

Lo que comenzó como una producción de 200 millones de dólares, se ha ido hasta casi los 300 millones. En Disney se lo pueden permitir hasta cierto punto, pero una situación así hundiría a cualquier otro estudio, ya que, para empezar a ver beneficios, tendrán que recaudar de 700 millones para arriba; y teniendo Avatar tan reciente, puede que el público esté saturado de historias épicas de ciencia ficción en 3D.

A Stanton, comentan, se le dio vía libre para aplicar su visión, sin ningún tipo de restricción, ni nadie que le pusiera trabas; pero su falta de experiencia en este nuevo formato le pasó factura. El director, acostumbrado al entorno de la animación de Pixar, donde las cosas no se hacen hasta que están perfectamente calibradas, se encontró en un nuevo medio que él mismo describe como “natación sincronizada con portaaviones”, en unas declaraciones a The New Yorker que podéis encontrar transcritas en The Playlist.

En diciembre de 2010 terminó el primer montaje, una versión de 170 minutos que mostró a la gente de Disney y Pixar, con resultados no demasiado esperanzadores, ya que lo que se vio fue, en palabras de los asistentes, una historia “confusa y con personajes poco atrayentes”. Tras tomar las pertinentes notas, Stanton comenzó a repensar por completo la película, diseñando y escribiendo nuevas secuencias que rodaron en abril del año pasado. Las regrabaciones duraron dieciocho días y son, junto a su extenso proceso de postproducción, lo que ha disparado el presupuesto final de la cinta.

Por suerte, comentan que el nuevo montaje, cercano a las dos dos horas de duración, solventa muchos de los problemas que tuvo en principio la película y las reacciones en diversos pases con público han sido especialmente entusiastas; el marketing que hemos visto hasta ahora parece no ser una representación fidedigna de la gran escala de aventuras y acción de la película, ni de sus momentos más divertidos o emotivos.

Puede que Disney no salve los costes, pero parece que Stanton ha salvado John Carter gracias a ese tiempo extra para reorganizar sus ideas.

DOS TAZAS, POR FAVOR

Como decía, Disney se lo puede permitir, porque no solo se la van a jugar este año con una película de esta magnitud; en 2013 vamos a tener doble ración con Oz the Great and Powerful y El llanero solitario.

– Tras el éxito de Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton, Disney vio el filón en explotar clásicos de toda la vida con un nuevo giro, así que la siguiente de la lista ha sido realizar la precuela de El mago de Oz, un proyecto que ha seducido a grandes nombres en los últimos años como los directores Sam Mendes o Guillermo del Toro y actores como Robert Downey Jr. o Johnny Depp para el papel protagonista. Finalmente la película fue a parar a manos de Sam Raimi, que eligió a James Franco para encarnar a Oz. 200 millones se han invertido para poder volver a ver la Ciudad Esmeralda.

– Tras años batallando y con continuos retrasos, la adaptación de El llanero solitario producida por Jerry Bruckheimer parecía condenada a morir, pero a última hora se salvó gracias a un “ligero” recorte de presupuesto. Esta nueva versión del serial estadounidense sobre un vaquero enmascarado iba a costar la astronómica cifra de 275 millones, el equivalente a si España se hiciera una superproducción de Curro Jiménez, pero al final llegaron a un acuerdo y se hará por poco más de 200 millones, lo cual sigue siendo una auténtica burrada teniendo en cuenta que hablamos de un western, genero no muy dado a convertirse en taquillero. Dirige Gore Verbinski y el reparto lo conforman Armie Hammer, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Ruth Wilson, Tom Wilkinson, James Badge Dale y Barry Pepper.

  • javiKnight

    Si a Naxetee no le mola, pues no le mola, yo desde luego he visto cremita en muchas pelis suyas, incluida Matrix, Mi Idaho Privado, Le Llaman Bodhi, Constantine,…. vamos, que no me desagrada.
    Pero tampoco es que le eche de menos.

  • sasha

    El problema era Forest Withaker,Forest Withaker y Forest Withaker.

  • sasha

    ¿En serio te parece que esta mal en Pactar con el diablo?Yo creo que lo hace bien y en Premonición como marido maltratador lo clava.

  • Naxeteeee

    Es imposible razonar con una cabeza tan obtusa. Que me justifiques el talento de un director, un guionista o un actor con la cantidad de fans que tenga, su status de hipermegaestrella, lo multimillonario que sea, si le gusta firmar autógrafos a los niños o que prefiera las ensaladas a los filetes de ternera solo me parecería razonable si el que escribe esas cosas es un niño de 5 años o si está metido en el mundo de la moda o del cotilleo marujil en plan Mariñas y Karmele. 

    Tus razonamientos son tan justificables como decir que “Megan Fox es buena actriz porque me la follaría”. O “Uwe Boll es el mejor director que hay porque el otro día me dió fuego para encenderme un cigarrillo”…

  • http://www.facebook.com/alberto.macasoli Alberto Macasoli

    Me suenan mucho mejor que Piratas del Caribe 4 y Transformers 3

  • Anónimo

    ¿Aun no ha dirigido una sola pelicula y ya es “EL SUCESOR”?. En fin, talento a patadas tambien lo tiene Tarsem y luego hace truñacos (vualmente impresionantes, eso si) como Immortals.

  • http://twitter.com/ccascarrabias CinéfiloCascarrabias

    Estoy de acuerdo con lo de Dueños de la Calle. Una peli muy infravalorada en mi opinión

  • Anónimo

    Lo único que espero de John Carter es que sea buena. Si triunfa en taquilla o no… me gusta que se premie a los que hacen bien las cosas, pero frente lo estrictamente artístico (perogrullada, lo sé) me da igual el éxito económico. Incluso admito que las películas realmente buenas que fracasan en taquilla me producen cierto morbo.

    Luego está el tema de si una película que fracasa tiene secuelas o no. Conozco el ciclo de John Carter, y pienso que si en esta película adaptan más o menos los dos primeros “tomos”, hay más que suficiente para no echar de menos que sigan con la franquicia.

  • Anónimo

    Bueno, con lo de “dejar la televisión” me refiero más que nada a dejar de sentarme “a ver lo que ponen”. La TDT es una porquería en general, y esta edad de oro de las series la estoy viviendo a través de Internet, con lo que tele, tele, no veo prácticamente nada. Y lo que veo no me gusta.

  • Marius de Moraes

    No pienso ver ninguna salvo John Carter, y no es porque me apetezca ver pelis épicas es por no hacerle el feo a Stanton… Además los megablockbusters no suelen ser pelis de autor por lo normal, y acaban derivando en tibios pastiches de ideas hechos para contentar a todos. Esto es una perogrullada como un templo, pero lo llamativo en este caso es que por lo menos queda la promesa de ver algo caro y con un mínimo de integridad artística (aunque ya veremos).

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast