Críticas

CHRONICLE

Durante varios meses se ha ido generando un hype más que notable en torno a Chronicle. La película, que cuenta la historia de tres chavales que encuentran “algo” bajo tierra y adquieren poderes telekinéticos. Las coincidencias con Akira, pendiente de un remake de carne y hueso made in USA que nunca llega, no son pocas, de hecho el propio director, Josh Trank, admite que la película viene a ser un cruce entre el clásico de Katsuhiro Otomo y Carrie. Quizás es por ello que todos los que esperaban ver una historia similar a Akira en pantalla han volcado sus esperanzas en esta película de bajo presupuesto (menos de 15 millones de dólares según Josh Trank).

Por suerte, en esta ocasión, esas esperanzas no se han visto frustradas, y eso que el comienzo de la película, con ese subrayado constante de la miserable vida de Andrew, el protagonista, auguraba que la cosa podía derivar por el camino del drama facilón, de la acumulación de tópicos y de escenas vistas mil veces. Trank, autor original de la idea que desarrolló mano a mano con Max Landis (hijo del mítico John Landis), consigue remontar una vez que el detonante entra en juego y convierte su película en una especie de recreación de casos como el de la matanza de Columbine pero con superpoderes.

La historia se centra en Andrew, un chaval al que todos evitan y del que se burlan en el instituto, que para colmo de males, soporta a un padre borracho con la mano muy larga y la carga de una madre enferma terminal a la que es incapaz de ayudar. Sólo su primo, y de mala gana, le echa cuenta de cuando en cuando. Andrew se compra una cámara para grabar los malos tratos que le propina su padre, pero ignora que a partir de ese momento será protagonista y testigo de su propia película de ciencia ficción. Un extraño objeto bajo tierra otorga poderes a él, a su primo y al supercrack del instituto. A partir de ahí se inicia una espiral ascendente de acontecimientos derivados de mezclar a un margi de instituto lleno de rencor y unos poderes inimaginables. Como echar gasolina al fuego, vamos.

Lo recargado del aspecto social del argumento por suerte sólo chirría al comienzo y funciona únicamente como excusa de lo que en el fondo es una historia sobre una venganza contra el mundo. Pudiera haber sido cualquier otro tipo de persona maltratada por la vida y su entorno, pero la adolescencia de Trank, que recordemos que tiene 25 años el muy cabrón, está cerca, y su universo, por ahora, se circunscribe a esa clase de mundo muy próximo aún a él.

Es curioso que los habituales roles de bueno y malo se inviertan aquí, siendo Andrew, el personaje central, quien ejerce de “malo” y su primo, buenazo moralmente intachable, el antagonista “bueno”. Pero, sin olvidar, eso sí, que en el fondo, de esos personajes educados y adorados por su entorno, es de quienes Andrew recibió no el odio, pero sí un rechazo para mantener las apariencias. Mejor quédate lejos y así no me molestas. Por tanto, también es la historia de un mundo superficial que recibe su castigo y Andrew es el antihéroe encargado de dar a nuestra idílica vida neocon su merecido escarmiento.

Uno de los grantes hallazgos de Trank es el uso del found footage, la cámara subjetiva presente en la historia, que consigue, por un lado, potenciar el componente realista y social de su historia, y a su vez, explotar, gracias al argumento, todas las posibilidades del uso de la cámara. Una narrativa que a estas alturas estaba bastante trillada consigue en esta película dar un paso adelante que sólo en una historia de este tipo podía darse. No destripo nada diciendo que unir cámara subjetiva y telekinesis es todo un acierto, dando lugar a alguna secuencia memorable. También es cierto que Trank no se sirve sólo de la cámara que maneja el protagonista, un nerd asocial, maltratado y con una madre moribunda (aquí es cierto que el guión se infla de tópicos), sino que según avanza la trama y la magnitud de los eventos, también lo hacen el número de cámaras en escena (cámaras de coches de policía, de helicópteros, de televisión, etc.).

También cabe destacar que el limitado presupuesto, de no más de 15 millones de dólares, no resulta nunca insuficiente y seguramente buena parte del éxito en su gestión haya sido el hecho de que, pese a estar ambientada en Seattle, la película se rodó en Sudáfrica, lo que habrá permitido ahorrar mucho para toda la postproducción de la película, que no es moco de pavo.

El resultado es una película muy estimulante, que no reniega de sus influencias más directas pero que consigue darles una vuelta de tuerca para acabar teniendo entidad propia y que, pese a tirar de algunas ideas muy trilladas y mezclarlas hasta recargar el personaje de Andrew a base de sobredosis de humillación y miseria, es un debut de los que cualquier aficionado a la ciencia ficción y el cine fantástico agradece. Trank tiene futuro y esperamos poder disfrutar de su evolución en adelante.


Josh Trank | Josh Trank, Max Landis | Dane DeHaan, Alex Russell, Michael B. Jordan, Michael Kelly, Ashley Hinshaw, Bo Petersen, Ana Wood, Rudi Malcolm, Luke Tyler, Crystal-Donna Roberts | John Davis, Adam Schroeder | James Dodson | Matthew Jensen | Matthew Jensen | Elliot Greenberg | Stephen Altman | Film Afrika Worldwide, Adam Schroeder Productions, Davis Entertainment | Hispano Foxfilm |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • javiKnight

    Definitivamente elegí mal la peli de esta semana.

  • Grijaldo

    Visto así no,ya te lo digo.

  • http://twitter.com/pizzeriapanucci J.528-491 B.H.

    “La primera vez que vuelan,…”. eso lo hemos visto en un montón de peliculas de superheroes, no creo que sea un destripe. 

  • Grijaldo

    Me ha parecido COJONUDA,así,en mayúsculas,que gozada de peli,y el dire con 25 años,habrá que seguirle la pista.

    Hay que decir que aunque acabas pelín hasta el nabo del “foud fotage” este,bien es cierto que el chaval se lo curra para hacer un uso muy inteligente del mismo. Aunque hubiese preferido un rodaje normal pero bueno,la verdad es que está muy conseguido.

    Eso sí,para mí,la mejor escena es ALERTA DESTRIPE QUE NO QUIERO LIOS EH? la primera vez que vuelan,con la cámara en modo primera persona,que inmersiva hay que joderse,de verdad que me gustó mucho. FIN DEL DESTRIPE.

    Y lo que sí que se nota es que al director le gusta Akira,porque hay algún plano directamente calcado.

    Lo dicho muy buena,le casco un 8.5 tan ricamente.

  • http://twitter.com/Misingno5 M

    POSIBLES SPOILERS, OJO CUIDAO:

    El empleo de la cámara, los actores, la historia que cuenta…para mí una película que ha sabido tratar la, hay que reconocerlo, quemada fórmula del origen del superhéroe, que aquí es descrito como un serhumano y con todo lo que ello implica. Eso no resta que no vaya por un esquema ya mostrado, aquí hay batallas entre tipos superpoderosos o el aprendizaje inicial, pero lo hace de tal manera que se le perdona, incluso cierto toque melodramático referente al “protagonista”.
    A mí me gustó y bastante, la verdad que salí encantado del cine.  

  • Anónimo

    Nocomparo Akira con Chronicle, pero si es lo más parecido que van a rodar…..

  • George Kaplan

    Más razón que un santo tienes en tus 2 últimos comentario. Yo tambíén creo que District 9 y sobre todo Moon están a un nivel superior. 

  • Anónimo

    que buena El ultimo exorcismo. eso si que es una buena pelicula y nadie la vio

  • Anónimo

    Menuda mierda de pelicula, en serio, me ha aburrido sobranamente. De este estilo, las que mas me han gustado son El ultimo exorcismo y El Cazador de trolls.

  • Anónimo

    Jooooñooo, ya decía yo que me sonaba una barbaridad en la foto que sale en un momento dado!!

Críticas

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Twitter

Podcast