Críticas

MISS BALA

Miss Bala atraviesa sus últimos días en la cartelera española, así que vale la pena un último empujoncito. Lo primero de todo, que nadie se sorprenda si a Gerardo Naranjo, su director, le cae algún encargo para pelis de acción en los próximos meses porque su labor tras la cámara es lo mejor del film. Da espinazo de thriller de acción a lo que podría haberse limitado a ser un examen completamente alejado de una terrible realidad de las muchas que componen la sociedad mexicana, y por ello la película cumple un requisito maravilloso. No aburre. Jamás. Por desgracia su protagonista, Stephanie Sigman, experimenta de primera mano los inmensos peligros de ser protagonista absoluta y narradora de un film que vemos a través de sus ojos: en los momentos en los que es ella quien guía la trama del film, todo va a pedir de boca, pero cuando se convierte en mera espectadora de los acontecimientos, Miss Bala flaquea.

Flaquea no demasiado pero sí lo suficiente para advertir que en realidad, Miss Bala es demasiado pequeñita y un poco más de ambición no le habría venido nada mal. En realidad es una película que no está especialmente interesada en describirte un gigantesco arco dramático: se trata simplemente de un par de días en la sencilla vida de una chica que sueña con ser una reina de la belleza y acaba involucrada en un conflicto abierto entre narcotraficantes. Su peso en la batalla, como comprenderéis, es absolutamente nulo y su personaje, Laura Guerrero, se resiente. Es un momento en el que el film elige dar un paso atrás y no convertirse en un thriller “de libro”, sino que decide ser un mero comunicador de una realidad social. Choca con los propósitos demostrados por Naranjo, que por lo general acerca tanto el film al género de la acción que a veces le resulta imposible retroceder y tomar distancia. En ocasiones, a un puro nivel narrativo, Laura casi parece un lastre.

Este es el “pero” que aleja a la película de ser algo a tener verdaderamente en cuenta. Sin embargo, todo lo que vemos invita a la condescendencia, sobre todo porque servidor es muy fan del cine mexicano y su extraordinario sentido de la realidad, que desemboca en la creación de films con extraordinario peso, gracias a una combinación de imágenes muy duras con escenarios urbanos amenazadores de los que no se pagan con dinero, con paredes llenas de grafitti y música de pachangueo de fondo –la trastienda de un garito sórdido de cojones, con agentes borrachos rodeados de putas bajo el neón, callejones queteviolo everywhere– Es absolutamente imposible que no desees que esta chica gane (o por lo menos que no acabe empaquetada en bolsas de basura y tirada en una cuneta).

A nivel de personajes, la película se estructura en torno a la relación entre Laura y el narco Lino Valdéz, interpretado por un sorprendente Noe Hernandez. Hernández, visto hasta el momento en la también muy recomendable El Narco, de Luis Estrada (adjunto trailer), nos presenta a un “villano” del que nunca, jamás en la vida, sabremos absolutamente nada. Da órdenes a sus hombres, pega tiros, e introduce sin ningún tipo de miramientos a Laura en su operación criminal. No la contempla como una persona, sino como un mero activo, y por eso la dinámica es tan impredecible. La falta de información que tenemos sobre Valdéz nos lleva a pensar que Laura puede morir en cualquier instante. Y de ahí el suspense. Hernández, menudo y con un afable mostacho, no mueve ni un músculo de la cara a lo largo del film. Tiene una de las presencias menos amenazadoras que he visto en pelis de este tipo,  pero sus acciones transmiten tanto contenido que es innecesario.

Acción, suspense, y realidad social de fondo. Cuando la película sigue esa propuesta, está comodísima y se mueve con soltura en diferentes zonas del género, siempre con tensión. Sorpresas abundan: un agradecido cameo del entrañable y enjuto mojamuto actor que es James Russo, con la cara cada vez más parecida a una lija conforme pasan los años, e incluso se permite el lujo de terminar de pulirse el dinero en un excelente tiroteo a gran escala. Sigman presencia todo esto, y la actriz está magnífica cuando saca su lado vulnerable (un físico delicado –está muy delgada– y unos grandes y protuberantes ojos; te preguntas cómo de cerca se encuentra Laura de la pobreza). Ni por un solo momento deja de transmitir miedo y más allá, la horrenda realidad de que quizás, solo quizás, esta es la única salida que tiene para escapar de la mediocridad y la subsistencia más elemental. El guión no evade complejidades: Laura, no nos engañemos, se convierte en cómplice de los delincuentes (involuntaria, pero cómplice de todos modos, y con terribles consecuencias). Sigman responde con garantías a esos matices y sin embargo, el guión la deja pocas posibilidades para abandonar el papel de víctima, lo que la deja muy poco margen para trabajar su personaje. No es nada fácil, y la presión que tiene al aparecer en cada plano del film es brutal.

En el fondo de Miss Bala se encuentra un tema recurrente: el narcotráfico afecta a todos los estratos de la sociedad. Un hortera concurso de belleza no está al margen. Y los sueños de sus participantes, aún menos. Miss Bala elude machacarte  su mensaje -el momento de la ceremonia es increíblemente eficaz porque el director no lo convierte en un clímax, sino en una escena más– y, ateniéndose a los principios básicos del cine de entretenimiento cconvencional (oh, ironía), logra comunicar mucho más que cuando se pone en modo “reflexivo”, sentando a su protagonista en el banquillo, o dejándola a completa merced de los acontecimientos. Es un precio que la película paga, pero con conocimiento de causa. No quiero acabar esto con un mal sabor de boca: realmente te olvidas del reloj, esconde momentos de excelente cine, confirma lo que todos pensábamos: que hay vida en el cine mexicano mucho más allá de los Tres Amigos, y nos descubre a una actriz prometedora. Mucho hace la película, con tan poquito.


Gerardo Naranjo | Mauricio Katz, Gerardo Naranjo | Stephanie Sigman, Noe Hernandez, Irene Azuela, Jose Yenque, James Russo, Miguel Couturier, Gabriel Heads | Mátyás Erdély | Gerardo Naranjo | Ivonne Fuentes | Geminiano Pineda | Pablo Cruz | Canana Films | Avalon | Emilio Kauderer | Mátyás Erdély |
  • halenbeck

    Buena Critica Rafa, lastima que en Coruña en ningún cine la hayan estrenado. Por la critica tengo muchas ganas de verla, pero tendre que esperarla a DVD. 

  • http://twitter.com/darkavm Ángel Vidal

    Naranjo está ahora preparando un drama con montañismo de fondo que va a protagonizar (presumiblemente, teniendo en cuenta lo solicitado que está) Michael Fassbender.

  • Rafa Martín

    Esta es la historia real en la que se basa el film

    http://www.eluniversal.com.mx/notas/564742.html

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast