Noticias

UNA MIRADA AL DISEÑO DE UN CLÁSICO

GQ publica este mes un artículo a cuatro páginas de Rafa sobre el diseño de Blade Runner aprovechando que se cumplen 30 años del estreno de la película en España. Un artículo en el que podréis ver la importancia vital que para Ridley Scott tuvo el aspecto visual de la película por encima, incluso, de los actores. Enamorado de los diseños de Syd Mead, Scott decidió, antes que cualquier otra cosa, crear un mundo tan hostil como humano.

Podéis leerlo en la edición impresa y también online en este enlace. Os dejamos un extracto para ir abriendo boca.

Es el último día de rodaje y Harrison Ford pasea por el set completamente borracho mientras ofrece una botella de Johnny Walker Red vacía en sus tres cuartas partes a cualquiera que le mire de frente. Mejor para todos, porque es de dominio público que Ford quiere matar a Ridley Scott y le prefieren vagabundeando entre bambalinas como prácticamente ha hecho durante la mayor parte de la producción del filme. Si Ford hubiera decidido estrangular a Scott, nadie habría hecho gran cosa para impedirlo, hastiados tras 15 meses de producción, turnos de 20 horas al día, seis días a la semana y una escalada de tensión que culminó en un frustrado motín con marcados tintes xenófobos declarado por el equipo estadounidense contra el director británico. Y Scott lo sabía, pero no le importaba, porque en esos momentos tenía otras prioridades en la cabeza. La primera de ellas era crear un mundo.

Scott llega a la producción de ‘Blade Runner’ en 1980 en una etapa personal marcada por la tristeza y la frustración: su hermano Frank acaba de fallecer por un cáncer de piel y se ha visto obligado a abandonar su proyecto anterior, ‘Dune’, por las inmensas dificultades de producción. No obstante, su desinterés por repetir una incursión en el género de la ciencia ficción queda rápidamente olvidado porque el guión que tiene entre sus manos, ‘Mechanismo’, de Hampton Fancher, es una cuidada trama futurista que no sólo le permite quitarse la espina de las únicas críticas recibidas por ‘Alien’ (1979) y desarrollar personajes –”por qué necesitas personajes cuando tienes a semejante bicho en la pantalla…”, comentaría después Scott en una entrevista conWired–, sino que la estructura claustrofóbica del libreto, prácticamente limitado a una serie de habitaciones, le sugiere un millón de posibilidades sobre el mundo exterior en el que viven los personajes.

Seguir leyendo.

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Grijaldo

    Que bien escribes salao.

  • Naxeteeee

    Otro ¡Zas! en toda la boca mu rico…

  • http://twitter.com/spunkmayer spunkmayer

    En ese sentido se ha apuntado más de una vez Fincher, por ejemplo, que dedica mucho tiempo a reuniones previas, ensayos y tal, pero que en el rodaje apenas habla con sus actores. Para él el rodaje es “tiempo que optimizar, problemas que resolver, trabajo que sacarse de encima”.
    Scott es diferente en ese sentido, quizás porque el preciosismo de Fincher es asfixiante a veces a nivel técnico, pero vamos, que todo se reduce a que Scott concibe el cine como un todo, en el que los actores no son en absoluto lo más importante. Que éso se critca a veces, olvidándose de que, por ejemplo, Alien no sería lo que es si se hubieran ceñido a filmar con fuerza dramática lo que ponía en el guión, en vez de dejarse los cuernos en, por decir algo, el fantástico diseño de sonido de la película.

    Scott es para mí un cineasta total, y éso, algunos adalides del teatro filmado, no lo soportan. Confunden preocuparse por la imagen con esteticismo, y ser técnicamente complejo con un fanático de los juguetitos. No se dan cuenta de que para hacer lo que hace Ridley Scott es construir una película, no trabajar en cada aspecto por separado.

  • Vito85

    GRACIAS RAFA

  • http://twitter.com/el_felguerino Redrum

     Anda coñe, y ahora se pone a Alien como ejemplo de dibujo de personajes con cuatro pinceladas, y de desarrollo de algunos de ellos. El tiempo pone las cosas en su sitio.

  • New_Rodro

    “Ridley Scott decidió tratar de trabajar más con actores extranjeros a raíz de su mala experiencia con Harrison Ford”.

    Vamos a ver:

    Legend: Tom Cruise (yanqui)
    La sombra del testigo: Tom Berenger (yanqui)
    Black rain: Michael Douglas (yanqui)
    Thelma y Louise: Susan Sarandon y Geena Davis (yanquis)Tormenta Blanca: Jeff Bridges (yanqui)
    La teniente O´Neill : Demi Moore (yanqui)

    ¿De que cojones estas hablando?

  • javiKnight

    Yo soy de los que piensan que por encima de la  indiscutible calidad del guion y de los actores, por encima de todo, esta la poderosa fuerza hipnótica de las imágenes.
     Jamas he vuelto a ver a Scott tan iluminado, a pesar de mayores triunfos cinematográficos, como en “Blade Runner”.

  • Rafa Martín

    Pues sip. No es que le importen un huevo ni algo así. Pero, ya en faena, sus ordenes se limitan a “entra un poco más pronto”, “entra un poco más tarde”. Si el actor no lo lleva dentro, Scott no se lo va a sacar. Él está a otras cosas.

  • Pierre V. Wilson

    ¡Gran artículo, Rafa!.

    Un aspecto muy interesante es que Sir Ridley Scott decidió tratar de trabajar más con actores extranjeros a raíz de su mala experiencia con Harrison Ford. Y no lo hizó por una razón xenófoba sino que para Ridley, los actores británicos suelen tener más entrenamiento teatral y conocimientos técnicos para la actuación que los actores americanos que suelen empezar demasiado jóvenes y con menos entrenamiento en el teatro o en escuelas de actuación.

    Por el estilo de filmar de Ridley Scott, él necesita de actores que tengan ideas propias y que sean capaces de improvisar y mejorar los guiones también. Esto, lo dijó Ridley, una vez cuando alabó a Russell Crowe hace unos años atrás. Alabó su capacidad para tener ideas propias e improvisar con inteligencia cuando trabajaron juntos en “Gladiator”.

    Supongo que Michael Fassbender es igual ya que ahora su favorito es Fassbender. Él gusta más de los actores que son más independientes y que no lo molestan con millones de preguntas. Al parecer Harrison Ford era más del tipo que necesitaba del cineasta y le hacía preguntas todo el tiempo.   

  • JDPM

    Mi enhorabuena Rafa, un gran artículo sobre una de mis películas favoritas.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast