Críticas

Mátalos Suavemente

Es muy curioso que una película como ésta, de mafiosos y ajustes de cuentas, sea, posiblemente, uno de los mejores retratos de la crisis económica y moral que vivimos en la actualidad. Mátalos Suavemente no oculta sus cartas en ese aspecto, es más, las subraya con una vehemencia fruto de la rabia contra la situación actual, y ya desde los créditos juega al contraste entre la realidad, las mentiras de Bush y las utópicas promesas electorales de Obama. Pero sobre todo, juega a establecer semejanzas entre la crisis económica, la situación política en Estados Unidos y su pequeña historia de ajuste de cuentas. El mismo título es ya una lectura totalmente intencionada de nuestro crudo presente, además del lema con el que Brad Pitt, un asesino a sueldo encargado de reinstaurar el equilibro en el submundo de la mafia, ejerce su trabajo.

La película comienza con dos mataos, que dirigidos por el listo de turno, están dispuestos a ganarse un dinero fácil atracando una partida de poker de mafiosos. El plan parece redondo porque ya hay alguien a quien con toda seguridad le lloverá toda la mierda encima. No hay fallo posible. Pero esto no es El Equipo A, no hay nadie que pueda decir “me encanta que los planes salgan bien”. Es más, este para de mindundis de los bajos fondos acaban de cometer un error de campeonato. El sistema mafiosil, por tanto, pone en marcha su plan de contingencia, encarnado en un Brad Pitt que bajo su apariencia metódica y fría esconde una parte más humana, que no es otra que mantener cierta distancia emocional con respecto a sus víctimas. Cualquier implicación supone riesgo e incomodidad para víctima y verdugo (“mátalos suavemente”).

© DeAPlaneta

La película tiene una estructura casi a modo de tesis de la teoría a la que sirve. En vez de presentar a su protagonista desde el principio, primero establece los antecedentes (el robo), luego la hipótesis (la avaricia rompe el saco, y una vez roto, la mafia y la política funcionan igual, preservando el culo de los poderosos y prescindiendo de quienes ya no sirvan a ese sistema), enfrenta dicha hipótesis con la realidad (el plan de contigencia se pone en marcha), y finalmente establece las conclusiones. Es por ello que el protagonismo de la película se centra en los ladrones al comienzo y pasa después al personaje de Brad Pitt.


“Mátalos suavemente” es el lema de la política del presente, la cual es imposible de separar del poder económico.


Pitt es, a todos los efectos, el ciudadano americano honrado. Un tipo que obedece sin rechistar, buscando la mejor solución posible para la crisis sistémica de su particular universo. Si eso le supone efectuar algún que otro sacrificio personal, aunque resulte incómodo, lo hará. Pero en realidad, como cualquiera de nosotros, sirve a otro fin más allá de la recuperación del equilibrio. El Fin con mayúsculas, mantener a los verdaderos peces gordos en su estatus, justifica cualquier medida por injusta o exagerada que ésta pueda parecer. Unos peces gordos que, como en la crisis actual, no tienen cara, únicamente un representante, Richard Jenkins, que podría ser el presidente del gobierno de turno, y como tal, te dirá con cara amable “que te folle un pez” si llega el momento de hacerlo. “Mátalos suavemente” es, en definitiva, el lema de la política del presente, la cual es imposible de separar del poder económico porque sirve al mismo.

© DeAPlaneta

Pero la película, aunque parta de esta idea de establecer constantes equivalencias, no es tan fría como pudiera parecer por mis palabras. Andrew Dominik, distanciándose del tono pausado y contemplativo de El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford, escribe un guión mucho más terrenal aunque sin prescindir del tiempo necesario para crear grandes escenas entre sus personajes. Especialmente conmovedor es el personaje de James Gandolfini, quizás el ejemplo perfecto del tipo que ha disfrutado de las mieles de las vacas gordas y ahora se las ve putas para mantener su modo de vida de forma mínimamente digna. También la pareja de chorizos inconscientes tienen su momento de gloria en una delirante charla bajo los efectos de la heroína que saca a relucir al Dominik más arriesgado como director. Los mano a mano entre Pitt y Richard Jenkins en el restringido espacio de la parte delantera de un coche son el contrapunto a esos momentos “humanos”, es donde Dominik mete todo su componente ideológico. Un discurso constantemente secundado, sin mucho disimulo, por los mencionados discursos de Bush y Obama que sonorizan la película desde los créditos iniciales, donde por cortes bruscos, sobre todo sonoros, nos presenta su intención de confrontar los bajos fondos con la política de altos vuelos.

Estoy seguro de que a más de uno le parecerá una película excesivamente machacona con su discurso, demasiado obvia, pero más que una decisión para manipular conciencias me da que hay una necesidad de vomitar la rabia y el asco más viscerales del director, como la que Pitt muestra en la última escena de la película. Un “¡basta ya!” que no tendría sentido sin que nos hubiesen calentado las tripas durante la hora y media larga que dura la película. Entendida así, es, por fin, la primera gran peli de la temporada otoñal y un paso adelante de un director nada acomodado estilísticamente y, sin embargo, fiel a temas como la relación entre delincuencia, poder, fama y medios de comunicación.


Andrew Dominik | Andrew Dominik | Dede Gardner, Anthony Katagas, Brad Pitt, Paula Mae Schwartz; Steve Schwartz | Marc Butan, Megan Ellison, Bill Johnson, Jim Seibel, Adi Shankar, Spencer Silma | Brad Pitt, Scoot McNairy, Ben Mendelsohn, James Gandolfini, Vincent Curatola, Richard Jenkins, Ray Liotta, Trevor Long, Max Casella, Sam Shepard, Slaine | Patricia Norris | Brian A. Kates, John Paul Horstmann | Greig Fraser | Greig Fraser | Plan b Entertainment, Chockstone Pictures, Inferno Entertainment, Anapurna Pictures, 1984 Private Defense Contractors | DeAPlaneta |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • http://twitter.com/XaviXavi22 Xavi Garcia

    Yo también pienso que es un bluff.  Lo que otros tardarian 5 minutos en contar aqui dura toda una pelicula, pero sin ningun interes.  Es una pelicula completamente olvidable, por muy buen casting que tenga no aporta nada al género y la historia no engancha. 

  • http://www.facebook.com/people/Eduardo-Estévez-Valiñas/1353016709 Eduardo Estévez Valiñas

    Pues debería haber cortado más, porque lo que cuenta no sustenta ese metraje que tiene (la peli no es que sea especialmente larga, es que no cuenta casi nada).

  • Palahniuk

     Como ya dije, es Tarantino el que se inspiró (entre otras cosas) en el costumbrismo de las novelas de Higins.

  • http://www.facebook.com/daria.sensei Sandra Acosta

    Dominik + Pitt + Jenkins + Gandolfini = Cita imprescindible (Y)

  • http://www.facebook.com/people/Eduardo-Estévez-Valiñas/1353016709 Eduardo Estévez Valiñas

    No, sabía a lo que iba. Simplemente no es lo suficientemente buena ni la trama es lo suficientemente interesante (trama que se podría liquidar  en media hora, la verdad).

  • javiKnight

    Debiste entrar a ver “Step Up Revolution”.

  • http://www.facebook.com/people/Eduardo-Estévez-Valiñas/1353016709 Eduardo Estévez Valiñas

    ¡Que coñazo de pelicula! Eso si, parece que Tarantino ha hecho escuela porque eso de alargar escenas con gente hablando interminablemente…

    Lo mejor es la banda sonora, por lo demás….un bluf.

  • http://www.facebook.com/people/Pablo-Rodríguez-Sánchez/100000958451758 Pablo Rodríguez Sánchez

    Yo creo que la redundancia en el tema político es necesaria. No solo por los paralelismos con lo que sucede en la historia (demencial ese momento en la radio en el que hablan de hacer “algo que no nos gusta” para reactivar la economía) sino por el final. Porque Pitt y su personaje necesitan del final para construirse, para entenderse. Su personaje es distante, casi plano, dificil de comprender o empatizar con él. Llegas a sentir sincera antipatía por un tío que, solo por como anda, se mueve y por como se expresa, cae bien. Pero toda la película, toda la cuestión social, todo está ahi para servir a dos propósitos: actuar como crítica mordaz y conducir al final de la película, a las últimas líneas de dialogo, para entender al personaje y para dar el mazazo encima de la mesa.

    En cualquier otro sentido, me pareció magnífica: actores, guión (muy Tarantinesca en los dialogos) y especialmente puesta en escena. No veo que le falte metraje, cuando en El Asesinato de Jessie James si que vi que sobraba (por muy ejemplar que me parezca). Una película ejemplar.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Yo fui virgen y el tema de la lectura política ya digo en la reseña que creo que es más una muestra de rabia consciente que un intento de remover conciencias como quien no quiere la cosa que acaba siendo muy evidente. Pero está claro que esa lectura de un posible exceso se iba a hacer porque Dominik subraya el tema una y otra vez. La diferencia, como digo, es que en su caso creo que es una decisión clara y consciente para sacar la rabia que tiene él dentro y la del espectador, no pretende que el que va al cine reflexione y saque una conclusión, el dice “para mi los políticos son mafiosos y América un negocio en el que vale todo, no se preocupan por ti, se preocupan por ellos, a ver si os entra ya en la cabeza”.

    La obviedad sería un problema si hubiese querido dejarlo caer de forma sutil, pero no es así, quiere que la gente salga de la sala encabronada del todo porque no es tiempo para sutilezas. Es esa sutileza de la política lo que nos ha hecho que se nos vaya abriendo el ojete poco a poco sin que nos demos cuenta.

  • Palahniuk

     Yo evité leer las criticas y también noté lo mismo. Eso no quiere decir que no me parezca acertada la idea, pero con sólo los carteles de Obama y Mccain del 2008 ya te haces a la idea. Alguien me comentó nada más verlos : “¿Es una pelicula política”? (Y no sabia mucho mas alla de que era un thriller con Brad Pitt)

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast