Noticias

Festival de Cine Europeo de Sevilla (III)

Por Manuel Vila (@mr_manuel_v)

Stray dogs, el naturalismo llevado al extremo.

© Homegreen Films

© Homegreen Films

Aguantar el plano hasta el límite de agotarlo. Entran en él tanto la belleza como la armonía, si bien se juega muy ambiguamente a si éste contiene narrativa o es pura recreación. Se llenan así dos horas y veinte minutos a base de tareas cotidianas en la vida de un padre de dos hijos amargado en su existencia de cartelista ambulante cuya única válvula de escape son las botellitas de licor con las que se emborracha.

Tsai Ming Liang aborrece cualquier montaje moderno y quiere mostrar hasta el último pestañeo de sus protagonistas. Simplista en todo momento, juega con el estatismo hasta las últimas consecuencias provocando el tedio. No hay reflexión y la cámara es puramente documental, hasta tal punto que cuando llegan los giros emotivos estos no cumplen la labor. Los sonidos de la ciudad hacen de banda sonora atisbando quizás aquí algo de montaje en grabación.

Más allá de esto no sé cómo criticar, pues si bien me pareció una tomadura de pelo al terminar la proyección, lo cierto es que no logro quitarme de la cabeza la decadencia taiwanesa.

Stop the pounding heart, cristianos sureños

©  Pulpa Entertainment

© Pulpa Entertainment

Documental que sigue el día a día de una familia de cabreros, y unos jóvenes monta-toros. Todos crecidos en el mismo área de Texas. Costumbrismo mediante, se engarzan las dudas religiosas, escarceos entre jóvenes, niños jugando… La dura vida del campo, ordeñar cabras para ganar unos míseros dólares y poder subsistir un día más. No se intenta aleccionar al espectador con lo religioso.

El director escoge como protagonista a una de las hijas adolescentes y nos hace cómplice de sus crisis existencialistas y sociales. De manual, pero sabe compaginar su historia con la de sus amigas, padres, y nuevos conocidos que entran en su vida consiguiendo un relato ligero en narrativa, y crudo en ciertos puntos en los que no puedes más que simpatizar y asentir.

Chico conoce chica, Carax y el amor

carax

Cualquier acción humana se presenta como un puzle en el que habrá que voltear fichas y discernir su contenido para poder organizarlas. Algunas contendrán una silueta grotesca que creeremos corresponden a tal imagen superior, y con las agradables ocurrirá algo igual. Hasta que no lo veamos completado no comprenderemos que estábamos equivocados todo el tiempo. Sentir esta decepción nos obligará a olvidarnos de este puzle y empezar otro nuevo. Otro principio.

El mapa de Alex está lleno de primeras veces. Sólo está interesado en ellas.

Tras haber sido abandonado por su novia, amante de su mejor amigo, e intentar matar a éste, Alex se vuelve a replantear su vida y tras aventuras varias se vuelve a enamorar, de una chica con problemas emocionales.

Carax es cineasta nato. Muestra emociones a golpe de videoclip con soltura, usa el montaje como le place, refuerza con dobles exposiciones de manera magistral, la puesta en escena ora futurista ora expresionista. Se siente la magia en más de un momento esto no es algo fortuito del novato. Los actores ven enseguida la inherente teatralidad del texto y saben dotarla de vida no desentonando en toda la duración. La cinematografía juguetea con las exposiciones en las calles, y juegos de luces “low-key” para reforzar los estados de ánimo. Tantos, tantos detalles…

Si la modernidad audiovisual alcanzó alguna vez la perfección, en alma y técnica, fue en esta película.

Previamente:

SEFF (I)  3x3D y Berberian Sound Studio

SEFF (II) El gran cuaderno, Borgman’ y ‘The Congress’.

  • Bracero

    Es una opinión. Tan importante o descartable como cualquier otra.

  • FireFinisher

    Bracero, eres un poco “brazas”

  • Bracero

    Chico Conoce a Chica me parece brutal, aunque algo inferior a la posterior Mala Sangre. Carax, siempre perpetuando las tradiciones estéticas y dialécticas de los 60, además de, en este caso concreto, intentar modificar las estructuras de las míticas screwball de los 30/40 y en donde las decisiones de los protagonistas influyen en la construcción del relato mismo (no en la historia, sino en la estructura), realzando el sentido de ficción y representación de la propia obra (y de la historia en sí). Vamos, el mejor debut europeo de los 90, con diferencia.

    En cuanto a Ming Liang, es obvio que sus referencias en su último film parten de la fundacional “Jeanne Dielman” de Chantal Akerman, película en que la repetición de la acción (en tiempo real) realza más la sensación de vacio existencial de la protagonista. Inaguantable para la mayoría, sin duda parte de otra forma de mirar y afrontar un film, y aunque a veces me saque de quicio (Vive l’amour) en otras creo que llega a costas altísimas en que el estatismo del plano tiene una justificación en el discurso (el plano estático del Cine en Goodbye Dragon Inn.).

Críticas

Serenity_2019-12

Ecos de ti.

port

Ama como quieras.

tolkien

Repaso de los acontecimientos.

la perfeccion

La trampa solvente.

vengadores endgame

Le podcast.

Twitter

Podcast