Noticias

Hollywood se pasa a las ‘third parties’

El Wall Street Journal se ha hecho eco de cierta tendencia de producción que está comenzando a calar especialmente gordo de un tiempo a esta parte en EEUU: el uso que los grandes estudios hacen de productoras/financieras de mediano tamaño, capaces de abordar una producción de cierta envergadura –léase presupuestos que oscilan entre los 20 y los 50 millones de dólares, aunque con notables excepciones, como Elysium— porque, por sí mismos, son incapaces de financiarla dada la gran cantidad de riesgo que comporta.

The Wolf of Wall Street, financiada por Red Granite Pictures

The Wolf of Wall Street, financiada por Red Granite Pictures

El inicio del artículo del WSJ tiene lugar en el reciente anuncio de Universal Pictures para lanzar la secuela de Ted (el film de Seth McFarlane con Mark Wahlberg) en 2015. “Queremos verla lo antes posible”, indicó el director ejecutivo de UniversalNBC, Steve Burke, obviando –escribe Ben Fritz– un pequeño detalle: Universal no tiene capacidad de decidir un estreno de Ted 2, porque los derechos del film corren de cuenta del grupo Media Rights Capital, la verdadera productora del film. Universal solo ha cargado con la distribución (que aun así no es poco, pero menos que los gastos de financiación de la película).

Media Rights Capital (Elysium, 30 Minutes or Less) es una de las “third parties” que menciona el artículo. Los que hemos leído la Hobby Consolas estamos al loro de este concepto. Simplemente se trata de empresas que fabrican el producto, y que posteriormente venden al mejor postor. MRC, fundada por Modi Wiczyk y Asif Satchu tiene en cartera títulos como Unbroken, el nuevo film de Angelina Jolie o la muy esperada El Ejército de las Tinieblas 2.

Sirva de ejemplo el caso de este último film, que empezó como una parida que soltó Sam Raimi para complacer a los fans, y que de un tiempo a esta parte ha dejado de ser “tan mala idea”. Esto último lo pongo entre comillas porque, volviendo al artículo del WSJ, tanto MRC como otras productoras como Annapurna Pictures, de Megan Ellison, son capaces de dar luz verde a proyectos que un gran estudio consideraría demasiado arriesgado iniciar por la falta de beneficios contundentes.

Y si bien la financiación independiente no es en absoluto un término ajeno a Hollywood (los casos más rotundos de las últimas décadas son la última trilogía de Star Wars, que se curró completamente Lucas, o El Sexto Sentido), la opción de la third party está cobrando especial fuerza tras la irrupción de la crisis económica. Nunca se sabe cuándo puede sonar la flauta.

“Nuestro punto dulce es aquél contenido que los grandes estudios adoran y respetan pero que podría terminar siendo demasiado arriesgado para ellos”, explicó el vicepresidente de Red Granite Studios, Joey McFarland, que ha financiado El Lobo de Wall Street, el nuevo film de Martin Scorsese. La presencia de estas financieras satisface los deseos de muchos ejecutivos que se niegan a sucumbir a los productos uniformes y apacibles a favor de obras más arriesgadas. “Muchos de los ejecutivos veteranos”, apunta Fritz citando fuentes internas de la industria, “desarían hacer esta clase de películas, pero tendrían difícil justificar su financiación”.

Aquí tenéis el resto del artículo. Sirva esto de aperitivo.

  • Subcdte_Nachete

    Estoy bastante de acuerdo con este comentario. En mi imaginación veo a los grandes estudios como en la película Margin Call. Unos ejecutivos que saben mucho de números y estadísticas pero que no tienen ni idea cual es el producto que tienen entre las manos. Para ellos los espectadores con formulas y probabilidades.

    El resultado de esto es que un día sin venir a cuento se les tumba el tinglado porque los grandes estudios son gigantes con pies de barro. Llevan tanto tiempo arriesgando enormes sumas de dinero en películas sin alma que han perdido por completo el respeto al espectador. Su final (que estoy seguro que llegará) vendrá por el camino más inesperado.

  • Jorge Alberto Bedoya Herrera

    Merrill lynch financia las peliculitas de marvel.

  • Cerebro

    Queremos que Spielberg y Lucas nos den su opinion sobre este articulo mientras se toman una taza de TE. Ooh, que gran charla seria esa! xD xD

  • Cerebro

    Hecho de menos las peliculas que solo quedaban en ser una sola parte y ya, que no la jodian con una maldita secuela precuela.

  • Peckinpah

    Lo mismo ha pasado con los tebeos.

  • Aloysius16

    A los productores de los estudios actuales solo les gustan dos cosas: Remakes y secuelas.
    Son unos cobardes que carecen del sentido del espectáculo que tenían productores como David O. Selznick, Irving Thalberg y otros que dieron su era dorada a Hollywood.

  • New_Rodro

    ““Muchos de los ejecutivos veteranos (…) desarían hacer esta clase de películas, pero tendrían difícil justificar su financiación”.

    El dia en que algun ejecutivo de Hollywood recien salido de la puta facultad de economicas y sin haber visto una pelicula anterior a la fecha de su nacimiento dijo la palabra “tent-pole” todo se fue al carajo. La bestia se ha vuelto tan grande que ha acabado por devorar a los mismos que la dieron de comer.

    Hecho de menos la época en la que una pelicula de estudio dependia de la calidad de directores y guionistas antes que de puñeteros estudios de mercado, proyecciones de ventas o estrategias de sinergia. Hoy dia parece que ya no eres nadie si tu pelicula no tiene un colchon comercial previo en forma de remake o adaptación de exito de otro medio. Ojo, que no digo que sea malo, pero si que no es lo único.

    El panorma actual de los grandes estudios me recuerda a lo que el personaje Robert De Niro decia sobre Las Vegas al final de “Casino”. Tal cual.

  • Marius de Moraes

    Annapurna debe ser ese algo bueno que ha traído la crisis. Breve e impresionante filmografía.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast