Críticas

Dos días, una noche

Por Doctor Diablo (@doc_diablo)

“No tengo palabras”. Esto es lo primero que se me viene a la cabeza cuando intento pensar en escribir una pieza sobre la nueva película de los hermanos Dardenne: es tan exacta, tan precisa, tan hermosa y terrible, que lo que pueda escribir cualquier junta letras como yo es innecesario. Pero siento la necesidad de intentar que al menos una persona que no tuviese intención de verla lo haga.

Cualquiera que sienta que “este no es su cine”, que entre en la web por los grandes blockbusters de escapismo, (y ojo, que mi otra peli favorita del año son los Guardianes de la Galaxia) o que lea este texto de rebote, por favor, dadle 95 escasos minutos de vuestra vida a este film y os haréis un gran favor.

© Archipel 35

© Archipel 35

Sandra, que ha estado de baja por problemas psiquiátricos tiene 48 horas para convencer a sus compañeros de trabajo para que renuncien a su paga doble, condición que pone el dueño de la empresa para readmitirla/no despedirla.

A partir de ahí la acompañaremos en su periplo intentando conseguir los 9 votos que necesita, desde el sábado al mediodia, hasta la votación que se llevará a cabo al llegar a la empresa el lunes por la mañana. Esta es la premisa que usan los Dardenne para construir una cinta ejemplar en sus tres vertientes:

la carrera contrarreloj por los votos que la articula, y que, aun siendo en el fondo un “mcguffin” para un film que va mucho más allá y es muchísimo más , lo dinamiza y le da ese valor primario que yo siempre reclamo para el espectador que no desee o no tenga posibilidad de profundizar.

la vista panorámica sobre el mundo del empleo poco cualificado en la actual crisis económica y el desamparo/precariedad que sufre el trabajador.

el viaje emocional de alguien que intenta reincorporarse a su propia vida después de una patología psiquiátrica (que son algunas de las enfermedades más duras que existen, pero a la vez las socialmente menos comprendidas, o que incluso generan rechazo) y volver a sentir que es alguien.

Lo primero a decir sobre el film de los Dardenne, es que es importante, que se tenía que hacer, y que si además se ha hecho de esta forma tan implacable y rotunda es un regalo invalorable.

Artísticamente, Dos días y una noche es una auténtica maravilla la mires por donde la mires. Un guión austero y preciso que no se olvida nada pero no usa una palabra o un segundo de más, que trata temas delicadísimos sin ningún tapujo pero con un respeto y una elegancia extremos; un trabajo de los directores que escrutan la realidad mediante un encuadre cercano, grandioso tratado del plano medio corto y el primer plano puntual, que te hace sentir dentro de la acción en todo momento, respirando al lado de los personajes, y a la vez colocando tan bien la cámara que nunca la llegas a notar.

© Archipel 35

© Archipel 35

Y MARION COTILLARD. Cualquier adjetivo que le pusiese a su trabajo sería injusto y se quedaría corto, esta interpretación/transformación/metamorfosis solamente se la había visto a la mejor versión de Meryl Streep. Punto.

‘Kudos’ también a los directores por el salto sin red en el casting; usar a la gran diva del cine europeo para interpretar a alguien que empieza por debajo de lo anónimo, rozando la falta de identidad, es una apuesta arriesgadísima que la Cotillard les recompensó con creces rodando tomas y tomas, hasta el límite de la extenuación y ofreciendo un resultado antológico, hasta el punto que sin ella se hace difícil concebir el film una vez visto.


La mejor peli del año junto a Los Guardianes de la Galaxia”


Es Dos días, una noche una película por momentos de difícil visionado, que te arranca lágrimas de indignación y al momento siguiente de emoción (impagable el momento de Sandra, su marido y su amiga cantando en el coche) con una honestidad absolutamente desarmante.

Sinceramente, no importan tus gustos, debes ver esta película y permitirte sentir su torrente de humanismo y recuperar una pequeña parte de fe en el ser humano y en ti mismo cuando ,hacia el final del metraje, oigas descolgar un teléfono y tres simples palabras sean pronunciadas: “Hemos luchado bien”.

Bravo.


Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne | Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne | Marion Cotillard, Fabrizio Rongione, Catherine Salée, Timur Magomedgadzhiev, Fabienne Sciascia, Simon Caudry, Myriem Akeddiou | Alain Marcoen | Marie-Hélene Dozo | Igor Gabriel | Peter Bouckaert, Denis Freyd, Jean-Pierre Dardenne, Luc Dardenne | Delphine Tomson | Les Films du Fleuve, Archipel 35, BIM Distribuzione, Eyeworks, France 2 Cinéma, Radio Télévision Belge Francophone (RTBF), Belgacom | Wanda Films |
  • Eduardo Estévez Valiñas

    ¡Como Julio Iglesias!

  • Turin

    Según los psicólogos uno ve a la izquierda cuando mentimos y a la derecha cuando recordamos entonces la señorita Cotillard nos la esta metiendo doblada en toda la película

  • Carnivex

    No, Diego, no te equivoques. Para nada soy amigo de Doc. Sólo he leído un par de críticas suyas, nada más, así que no voy al rescate de nadie. Sólo que soy curioso por naturaleza. Me gusta tomar ciertos especímenes, pincharlos con un alfiler y observarlos de cerca. Así es como se aprende, involucrándose. Cada X tiempo surge un gran ejemplar que merece ser estudiado a conciencia, y si para eso hay que ensuciarse las manos, pues se ensucian. No hay problema. Es bueno para el ego, te dices a ti mismo que no eres como aquel otro y puedes respirar tranquilo. Y además, en algunos casos se hace una buena acción. Le demuestras a ese individuo que sus palabras sson escuchadas, y quizá le ayudes a conciliar mejor el sueño.

    Y la página no es una dictadura, aunque en determinados comentarios debería serlo, porque la libertad de expresión es para quien se la merece, y con los especímenes que ya he dicho que me gusta estudiar esa libertad debería estar más reducida hasta que demuestren que han aprendido a usar los cubiertos como el resto de comensales.

    Sobre lo de hablar con el Doctor, quizá tenga mejores cosas que hacer, como prepapar la siguiente crítica, “despacito y con buena letra”.

    Otro abrazo para ti también, Diego.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast