Críticas

The Babadook

Con la apariencia de una película de terror convencional nos llega este título que acaba derivando por derroteros muy distintos a los habituales. La mayoría de las veces las películas de terror sobrenatural se construyen en torno a un fantasma o espíritu maligno que atormente a una familia para apropiarse de sus almas. En The Babadook la forma puede remitir a eso en un principio, pero pronto empieza a derivar a un terreno mucho más turbio, a miedos mucho más irracionales y profundamente asociados a la culpa, la maternidad, la soledad y a la depresión. Es difícil, aviso, hablar de lo que la peli retrata sin destripar quizás más de la cuenta.

The Babadook arranca con lo irracional muy presente desde la primera escena, con la protagonista reviviendo el accidente en el que su marido falleció y condenándola a una vida llena de responsabilidades hacia un hijo llegado tras el desastre. Un hijo que representa de algún modo todos los miedos que a ella la asolan: es solitario, incomprendido, posesivo y con impulsos violentos que pronto van convirtiéndose en un serio problema de adaptación, especialmente a raíz de un cuento infantil que encuentran en su casa, The Babadook. La obsesión del chaval por ese siniestro relato, que toma por real, es el detonante para la inmersión en un abismo de desesperanza para la protagonista.

babadook 1

Si lo que sucede es real o no, es algo que no resuelve la película, lo único claro es que es una historia vivida sólo por sus dos protagonistas. Jennifer Kent, que debuta como directora de largometraje con este trabajo, basado en su cortometraje Monster, prefiere decantarse por la ambigüedad en los hechos para ser certera en las emociones y los miedos, sobre todo de la madre protagonista. Quizás el principal miedo, el más vergonzoso, es del rechazo creciente hacia un hijo que parece esforzarse en aislarse del mundo. El hijo es a la vez el motor que le hace seguir tirando hacia adelante y la condensación de todas sus desgracias (la sombra de un marido ausente y un problema constante que reclama su atención). Una escena define perfectamente esas sensaciones, el momento en el que la madre intenta masturbarse, su pequeño remanso de relajación, de recuerdos felices, de pasión, y es interrumpida por el niño y sus miedos una vez más. El Babadook empieza a hacer acto de presencia cuanto más se acentúa ese rechazo al hijo y esa desesperanza, en definitiva, esa depresión provocada por la ausencia y por la condena a la soledad y el aislamiento.

Kent debe haber conocido el tema de cerca por lo certero de las sensaciones, acentuando los momentos de silencio, sólo interrumpidos por la molesta presencia del chaval, la creciente alienación de la protagonista, el aislamiento respecto a los demás, gente que no le comprende y que ella acaba rechazando, y todo teñido de un gris cálidamente insoportable.

babadook 2

La mera idea del Babadook como un ente que aparece en la noche, cuando uno está sólo, y que trata de vampirizar las emociones para convertir a una persona en peligroso agujero negro, es muy certera para retratar todo eso. Si es real, sobrenatural o imaginario es lo de menos, la clave es que para ellos dos,existe, y es capaz de llevarlos al mismísmo infierno sea o no fruto de sus mentes.

El final es, una vez más, tan ambiguo como fiel a la idea de toda la película, jugando siempre a la metáfora de la depresión como un mal que una vez que hace acto de presencia nunca desaparece del todo porque forma parte de uno mismo.

Kent debuta así con un largometraje aparentemente clásico, pero riquísimo en matices que lo alejan de las normas del género puro. Quizás no entusiasme a algunos fans que ansíen más las emociones fuertes que la representación de miedos y traumas ofrecida por The Babadook. Un título que nos acerca más a míticas películas como Repulsión o El Resplandor, donde el terror se conformaba a partir de un estado mental, que a las tradicionales pelis de fantasmas.


Jennifer Kent | Jennifer Kent | Essie Davis, Noah Wiseman, Daniel Henshall, Tim Purcell, Hayley McElhinney, Cathy Adamek, Barbara West | Kristina Ceyton, Kristian Moliere, Causeway Films, Smoking Gun Productions | Jan Chapman; Jeff Harrison, Jonathan Page, Michael Tear | Jed Kurzel | Radek Ladczuk | Simon Njoo | Alex Holmes | eOne Films |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Augusto Poliche

    Las actuaciones protagónicas me parecen muy buenas, el niño mejor. Después yo me encuentro siempre con referencias a los grandes del género, nada realmente original o transgresor que me haga decir esta es “la nueva película de terror/suspenso”. La última que recuerdo que no sea de la época del exorcista es El Orfanato, una mezcla de terror y emoción incomparables.

  • Txema Ballano

    Igualmente Juan.

  • juan pablo milito

    exacto Txema . por esa razón descendientes, tiene su impacto por ese pedazo de vida que trata. y que a vos te afecto, por estar vivencialmente conectado con algo padeciste … por eso es valiosa la película… yo a lo largo de BABADOOK comprendí el trastorno de la madre, sintiendo terror por lo que le pudiera pasar al Niño, por eso considero que un drama familiar, puede ser también un interesante disparador, como relato de terror psicológico… yo la disfrute a esta , de la misma forma que disfrute “el inquilino” de Polansky, ya que si bien los dramas son diferentes, ambas se parecen por el detalle de que el principal terror, esta construido desde el lugar al que muchas veces, te puede llevar el transtorno de la mente humana

    un gusto charlar con vos

  • Txema Ballano

    Por supuesto, te entiendo. Eso me pasó a mí. ¿Has visto los Descendientes de George Clooney? Pues en mi caso pasamos por algo similar mi madre y yo, solo que no estábamos en Hawaii. Y esa película, después de salir del cine, nos impacto a los dos muchísimo por el paralelismo tan reciente y tan similar a lo vivido pocos meses antes.
    Mas tarde, mucha gente a la que se la recomendé, no le pareció tan buena y es entendible, ya que no nos afectan las cosas a todos por igual.

  • juan pablo milito

    Mira yo creo que algunas veces se da en determinadas películas, que la construcción de sus relatos, están muchas veces orientados en generar impacto sobre determinadas vivencias, que no todos vivimos o compartimos en carne propia. En mi caso ( y por eso hay que tomar entre pinzas mi apreciación), me afecto en particular por ser padre de un hijo de 7 años, generando en mi angustias y sugestiones, que tal vez a quienes no son padres ( y no tienen la obligación de serlo) no les afectan del mismo modo, por esa razón puede que ese impacto que me genero, no sea del todo objetivo, por sentirme emocionalmente afectado.. ¿ se entiende?

  • Txema Ballano

    ¡Perdonado! xd. ¡Aquí sepuede opinar cuando sea hombre!
    Si, tengo algún que otro amigo que me comentó lo mismo sobre la madre. Sigo sin pillarle el rollo a la película. No se, quizá no es para mi.
    Me alegro que te gustase. Saludetes.

  • juan pablo milito

    estoy deacuerdo en todo menos en la cuestión del miedo, a mi me parece que los cambios emocionales de la madre, generan un muy buen mecanismo de terror… perdón por opinar a destiempo, pero recién llego a mi país, y debo decir que me encanto. abrazos

  • Grijaldo

    Dios mío que ideaca,mataría por ver eso sin un ápice de duda.

  • Grijaldo

    Juanmas is back….i’m criying of happyness…oh please what a shit of english i have JesusCrhist….

  • Txema Ballano

    Eso quise recalcar. La vendian como la segunda venida del Cristo del terror y es otra cosa. Entonces ya no entré a jugar tanto. Pero es cierto que no la tildaría de mala película ni de coña.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast