Noticias

Hollywood en pedazos

El último número de Variety reúne a los principales ejecutivos de la industria de Hollywood para pintar un cuadro no apocalíptico pero sí muy preocupante de la situación actual debido, más que a la profundidad de un único factor, a los numerosísimos frentes abiertos, desde el exceso de franquicias hasta la incapacidad para adaptarse a los cambios demográficos o los nuevos hábitos de consumo, pasando por la piratería, el conflicto abierto con la “transición a la TV” y los problemas de explotación del mercado doméstico. Y oh, racismo y discriminación de género.

Quienes hablan en este reportaje son TOP, comenzando por el presidente de Walt Disney Studios, Alan Horn, quien propone un nuevo modelo económico para la diseminación de películas más pequeñas porque, ahora mismo “no pueden desarrollar una campaña de marketing tan grande como de la que disfrutaban hace diez o quince años”. La página principal del artículo os llevará a múltiples piezas de opinión escritas por estos ejecutivos. Para hacerse una idea de cómo está el percal, os hago un breve resumen.

Sobre los costes de producción:

“Creo que el principal problema para el cine y la televisión es que cuestan demasiado y que la mayoría no funcionan. Una serie o película tiene que pagar por el resto”, opina Shane Smith, CEO de Vice Media, orientada a Internet. “La mayoría del dinero que saca una película lo hace a través de la distribución. A la mínima que fallen dos veces, ya tienen problemas, y compañías como la mía les están comiendo la tostada”.

Ron Meyer, CEO de NBCUniversal, pondera sobre el descomunal desafío que supone cada producto. “Es una apuesta gigantesca: cuando aciertas, aciertas a lo grande; cuando fallas, fallas a lo grande”. “Los costes de marketing siempre han supuesto un desafío y siguen aumentando. Los costes de producción son un tema muy, muy severo con el que hay que lidiar. Si terminas gastando más de lo que consigues no puedes tener beneficios, y en este negocio hay que tenerlos”.

Otro tema perenne: el cambio demográfico y los hábitos de consumo. “Todos los estudios demuestran que ahora lo que se lleva son episodios cortos y visionado a saco. Las viejas reglas se están desbaratando. American Sniper funciona porque Warner la convierte en un gran evento. La gente seguirá yendo al cine, pero solo si es el único lugar donde pueden verla y, sobre todo, si quieren formar parte de la conversación social. Pero el margen de error es cada vez más bajo y el listón está más alto que nunca”, explica el presidente de Cinedigm, distribuidora independiente de contenidos, Chris Magurk. Otro Chris, Albrecht, de la cadena Starz, explica la nueva generación de televidentes en EEUU – “hispanos y jóvenes, ambos con pocos medios, pero enormemente duchos en el ámbito de la tecnología, que buscan equipos de video on demand a precios atractivos”.

Juventud que no recibe oportunidades. “Los estudios tienen que ir a los institutos de una vez y decir que hay oportunidades en el mundo del cine”, explica la productora de Los Juegos del Hambre, Nina Jacobson, quien se queja de las escasas oportunidades que reciben las minorías, las mujeres y los recién salidos de la universidad. “El único canal de entrada en Hollywood es a través de representación”, apunta, lo que genera un cuello de botella. “Apenas existe un modelo junior o beca de trabajo”, ha destacado.

La ruptura del modelo de estrellas de Hollywood. “Hay que nutrir una nueva generación de estrellas. Lo que tenemos ahora son estrellas condicionadas, que no reciben papeles que les permitan demostrar un rango más amplio. Solo son estrellas cuando se comportan como la gente se espera que se comporten”, explica Joe Roth, productor de Maleficent. “Y se trata de una nueva generación de actores que no entienden el concepto de privacidad. Las redes sociales no van a contribuir a vuestra carrera. Angelina Jolie tiene Twitter, lo usa cuando lanza una nueva película, y desaparece. Solo la ves cuando está de promoción. En resumen: cuanto más disponible te vuelves, más mística pierdes“.

Roth es una de las voces más vibrantes de la pieza: ¿Por qué existe tanta aversión al riesgo? Porque el negocio de las películas ya no es esencial para los conglomerados que llevan los estudios. Es una fracción de lo que generan. Y no ven motivo para arriesgarse en un área que solo genera el 8 por ciento de beneficio. Me parece una equivocación: solo generas un ocho por ciento de beneficio cuando lo único que haces es ir a lo seguro y obvio“.

Esto es a grandes rasgos lo que explica la pieza de Variety, que podéis leer en su integridad aquí.

  • Mr_Joe_fucking_Perry

    Es una pena porque esos títulos que mencionas los vi y me gustarón todos menos el filme de Mann que no me termino de convencer del todo por esa sensación que parecía una peli rodada con colegas con el tema del digital.

  • rafaelgg

    Volvemos a lo mismo, ese Capitán América negro será un advenedizo cuyo alternativa ego nadie conoce en la calle.

  • MrKtor

    Pero volvemos a lo mismo, no veo necesario hacer un Steve Rogers de color, pero veo genial hacer un Capitan America de color (que es lo que ocurre ahora en los comics). Si buscas superheroes que fueran de color desde el origen claro que hay dificultad, pues surgieron en una época diferente a la actual, hoy en día sigue siendo dificil ver productos de entretenimiento en el que se vean representadas las diferentes etnias, pero esta ocurriendo. A lo que creo que llegamos, tu crees que hay que modificar personajes y hacerlos de color para adaptarlos a la realidad social actual, yo creo que se pueden crear y utilizar personajes ya existentes, pero sin necesidad de modificar el personaje original del universo original… Nick Fury del universo ultimate, que en definitiva es el mismo del universo cinematográfico, me parece cojonudo, pero el Nick Fury del universo clásico es un personaje representativo de otra generación y que sigue siendo parte de la sociedad de mucha gente (y lo digo desde el punto de vista de haber crecido con un personaje). Y hay que entender que el publico de la calle si les sacas de 4 personajes de comic no saben mucho más (ahora sí por las adaptaciones cinematográficas). Como ha comentado Ignacio, Tormenta lo veo un personaje de color y yo lo considedaría importante (ya que hasta ha sido lider de los X-men) dentro de un grupo de superheroes donde había asiaticos, nativos americanos y en definitiva un batiburrillo de nacionalidades interesantes.

    En definitiva, que Bruce Wayne es un solo un hombre pero Batman es un simbolo… y eso puede llevarse a casi todos los superheroes. Peter Parker es un chico caucasico, pero Spider-Man es un simbolo, y yo veo a Miles Morales de Spider-man (que para algo me leo sus comics) y en los cines también me lo veo, pero para que sea un spider-man representativo y reconocido por el público se requiere tiempo, porque muchos heroes tiene mucha solera. Para hacer un cambio de piel en personajes tan representativos se precisaría un proceso adecuado para adaptarlo y no producir un choque para los fans y el público general que conoce al personaje.

  • rafaelgg

    Pero yo no hablo de que un personaje tenga o no éxito coño, sino de que haya ejemplos de iconos universales del mundo del cómic y que sean negros y de que dichos iconos no sean caucásico en el 100 por 100 de los casos.

  • rafaelgg

    Vale, se acepta aunque fuera del grupo de los X-men su entidad como personaje es escasa

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast