Noticias

Nocturna 2015 – Día 1

Por Fernando Polanco (@fernandopolanco)

Hay días en que los astros se alinean y criaturas inéditas salen de las sombras y se dejan ver a plena luz. Hoy, día del Orgullo Friki, es una de esas ocasiones. Hordas de hikikomoris granulientos se han vestido con sus mejores camisetas cinéfagas y se han reunido alrededor de los cines Palafox para asistir a un ritual ineludible: el meneo lovecraftiano de los tentáculos más amados y más temidos desde Arkham hasta Oropesa del Mar, la tercera edición del Madrid International Fantastic Film Festival.

Comienza el NOCTURNA 2015.

En la inauguración ha recibido el premio visionary Alexandre Aja (Las colinas tienen ojos, Mirrors). El director ha aprovechado la ocasión para presentar Horns, película que casi todos los de prensa ya habíamos visto (o sufrido, según a quién se pregunte), por lo que hemos aprovechado para acudir a la proyección paralela.

2037 + INDIGENOUS

La historieta que dio el pistoletazo de salida a esta edición fue el cortometraje 2037 dirigido por Enric Pardo, mi antiguo profe de guión de la ESCAC. A este genio de las teclas se le ha ocurrido juntar a Berto Romero y a Alexandra Jiménez en una micro-ficción de viajes en el tiempo tan chanante como frikosa. Diez minutos repletos de mala leche, risas, y algún que otro orgasmo.

2037

Diez minutos que bien podría haber durado el largometraje que le siguió: Indigenous.

¿Cansados de zombis, vampiros y hombres lobo? Tranquilos, Indigenous rebusca en el baúl de los monstruetes y resucita la figura del chupacabras. O eso pretende, puesto que esta monster movie está plagada de buenas intenciones mal ejecutadas.

En resumen: personajes con conflictos de pacotilla, media hora de paja-videoclipera inicial, un monstruo sin hambre ni carisma, poca tensión, poco terror, y un exceso de spanglish que nos ha hecho soltar alguna que otra carcajada no buscada. En definitiva, un producto anodino, sin personalidad, y que nada tiene que aportar al género.

THE HOUSE ON PINE STREET

the-house-on-pine-street

Estamos aquí ante uno de los títulos que seguro entrarán en los tops de esta edición. A pesar de sus tics de ópera prima y de su media hora de más, The House on Pine Street es un conseguido ejercicio de atmósfera y de dirección.

Es imposible no comparar su argumento, su temática, e incluso su tratamiento del espacio con La semilla del diablo o con Repulsión. Y ojo: digo comparar, no equiparar.
Recién salidos de la escuela de cine, el resultado de la unión de un equipo artístico-técnico tan joven deja una sensación clara: es el punto de partida de unas carreras que hay que seguir de cerca. No lo digo yo: lo dice el primer plano en el que aparece una silueta horripilante en un cuarto de baño, lo dice algún plano secuencia de infarto, o lo dice la mano firme con la que se maneja el arco dramático de la actriz protagonista.

En 111 minutos, Aaron y Austin Keeling consiguen provocar más momentos de terror que los últimos veinte churro-remakes hollywoodienses de turno. Echadle un ojo en cuanto podáis.

LOST AFTER DARK

Lost-After-Dark

La jornada acabó con el enésimo homenaje al slasher añejo.

Y es que la nostalgia sigue de moda, amigos; todos lo sabemos, pero ya va cansando tanto refrito sin personalidad. Ya basta de reciclar lo que hemos visto mil veces con la excusa de la morriña cinéfaga, ¿no?

Está bien ver películas hechas por cinéfilos, sí, pero sólo cuando tienen algo nuevo que añadir. Cuando se le da una nueva vuelta de tuerca a algún subgénero (ahí tenemos a Tarantino), o cuando se pervierte la forma desde un nuevo punto de vista (ahí tenemos el remake de Maniac). Copiar lo que has mamado no te convierte en director de cine sino en imitador de cine.

Y justo esto es Lost After Dark: una reproducción hecha con el piloto automático, con la fórmula oxidada de cualquier slasher que se te venga a la mente, una película que ya has visto antes de darle al play.

Esto es todo por hoy, amiguetes. Ahora toca soñar con Robert Englund para mañana poder tener pesadillas con él en carne y hueso. También podremos ver dos títulos que han levantado bastantes expectativas: Dark Was The Night y We Are Monsters.

¡Larga vida a Chtulhu!


Fernando Polanco es guionista de los cortos Hogar, Hogar; Hasta que la muerte nos separe y La belleza de la señora Patata, así como director de esta última. Además, ha publicado recientemente su novela Zombie D’Or, Ciudad de Vacaciones.

  • http://tododesdemisofa.blogspot.com.es tododesdemisofa

    A mi The House on Pine Street sin disgustarme me parece que adolece de graves problemas de ritmo, aunque es cierto que tiene un rollo clásico muy chulo, personalmente Horns me ha gustado bastante, tengo curiosidad por saber si eres de los que la disfrutó o padeció. He oído auténticas barbaridades sobre Another que se proyectaba en la Sala 2, pero de tal calibre que casi dan ganas de verla de lo tremendamente mala que dicen que es, aunque hoy III no se ha quedado atrás.

Críticas

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Twitter

Podcast