Críticas

Truman

Siempre he considerado que Cesc Gay pertenece a ese grupo de nuestros directores que merecen mayor reconocimiento. Aunque cuente historias simples y no desarrolle demasiado a sus personajes, en su obra siempre encuentro algo que me toca, y probablemente considere a En la ciudad y Ficció como algunas de las mejores películas que nos dio el cine español de la pasada década. Ahora ha estrenado Truman que se convirtió en una de las triunfadoras en la pasada edición del festival de San Sebastián al alzarse con el premio interpretativo para sus dos principales protagonistas, Ricardo Darín y Javier Cámara.

Basándose en una historia personal, Gay nos habla de la despedida de dos amigos. Tomás (Javier Cámara) vive en Canadá desde hace muchos años y ha formado una familia ahí, y viajará a Madrid para visitar durante cuatro días a su mejor amigo, Julían (Ricardo Darín), un actor argentino bastante caradura que está enfermo de cáncer, que ha decidido dejar de luchar y organizar su muerte. Su principal preocupación es buscarle un hogar a su perro, una tarea nada fácil ya que no es un animal joven que goce de un excelente estado.

© Filmax

© Filmax

Una de las principales virtudes de Truman es que Cesc Gay no renuncia a su habitual hermetismo y a pesar de eso ha logrado que la historia sea aún más cercana y realmente emotiva. Aunque siempre tenemos a la muerte presente, ya que su protagonista ha asumido que su final ha llegado, algo que no admiten sus seres más próximos, en ningún momento se recrea en el drama y de hecho hay bastante comedia en el relato. Bastante duro es lo que te está contando como para forzar aún más al espectador para que acabe llorando. Si esta historia hubiese caído en otras manos menos acostumbradas a la sutileza habría sido insoportable.


Las grandes virtudes de Truman son que no se recrea en la tragedia de la llegada de la muerte y que cuenta con una pareja de actores en estado de gracia.


La otra virtud reside en las interpretaciones de Ricardo Darín y Javier Cámara, y en la química que se ha establecido entre ambos actores que hace que sea totalmente creíble la amistad entre esos dos hombres. Decir que Ricardo Darín es uno de los mejores actores en lengua hispana es una obviedad, tiene esa cualidad que le equipara a los más grandes, es extraordinario cuando habla pero es aún mejor cuando no dice nada, como Jack Lemmon en Desaparecido, Tommy Lee Jones en El valle de Elah o Tom Hanks en Capitán Phillips por citar tres ejemplos de silencios estremecedores. Y en Truman Darín hace una exhibición de todo lo que sabe hacer sin que nos demos cuenta de que ha convertido su interpretación en un show.

Es totalmente justo que el jurado del festival de San Sebastián haya decidido compartir el premio de interpetación entre los dos protagonistas de Truman. Si es extraordinario lo que hace Darín, el trabajo de Javier Cámara tiene muchísimo más mérito. Primero, porque su personaje tiene que lidiar con otro con una personalidad arrolladora y que tiene una tara, y como actor no se deja eclipsar en ningún momento por el torrente que tiene al lado, y en segundo lugar, y creo que esto es mucho más difícil, por su contención, Tomás está en todo momento a punto de romperse por lo que está presenciando, y cuando se desmorona el actor consigue hacer algo realmente mágico. No somos conscientes de lo enorme que es Javier Cámara, probablemente ha hecho uno de los trabajos más conmovedores de su carrera.

© Filmax

© Filmax

El reparto está completado por una eficaz Dolores Fonzi, que da vida a la prima del personaje de Darín, sin olvidarnos del perro que da título al film. Por otro lado llama la atención el buen número de actores que tienen un cameo en el largometraje como Eduard Fernández, Pedro Casablanc, Silvia Abascal, José Luis Gómez, Elvira Mínguez, Susi Sánchez, Javier Gutiérrez, Àlex Brendemühl o Nathalie Poza.

Aunque no esté a la altura de lo mejor que nos dio la cosecha del cine español del pasado año, como Magical Girl, La isla mínima o Loreak, Truman sí que merece ser considerada entre las producciones más destacadas que nos ha dado la presente.


Cesc Gay | Cesc Gay, Tomàs Aragay | Ricardo Darín, Javier Cámara, Dolores Fonzi | Andreu Rebés | Pablo Barbieri Carrera | Nico Cota, Toti Soler | Irene Montcada | Diego Dubcovsky | Marta Esteban | Impossible Films, BD Cine | Filmax, Filmax |

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • https://www.lashorasperdidas.com Mary Carmen Rodríguez

    No menciono Una pistola en cada mano pero es magnífica.

  • NAVARRO
  • Erald

    Veo que nos entendemos :)

    De vez en cuando veo películas de este tipo, ya ves que Magical Girl y Loreak me las he tragado. Lo que me pasa es que por una parte no tengo ganas de penurias y por otra la visión del drama que se hace en España nunca me ha gustado demasiado CUANDO ES DRAMA SOCIAL. Otro tipo de dramas me encantan, pero que no sean sociales.

    Yo de todos modos apoyo peliculones de primera como Grupo 7 y La Isla Mínima, que teniendo elementos dramáticos se alejan del modelo que no me gusta nada. Este tipo de películas creo que es la línea a seguir para que en España podamos ir al cine y disfrutar mientras vemos historias de calidad.

  • NAVARRO

    Claro que te entiendo, es uno de los estigmas del cine español. El drama social, ese derrotismo y el sabor agridulce son marca de la casa desde hace 70 años. El problema es que ahora se ha acentuado y son pocas las propuestas buenas que llegan con otra temática (comedia, musical, thriller, etc). Pero dicho esto, las buenas hay que verlas en mi opinión, y esta es una de las buenas. Lo poco bueno que hacemos hay que defenderlo.

  • Erald

    Si te refieres por ejemplo a Million Dollar Baby, creo que el caso no sería lo mismo. Entiendo la similitud pero el drama en sí no es lo que me echa para atrás, Titanic es técnicamente un drama y no lo metería en la misma cesta.

    Son películas como Magical Girl (la aborrezco), Loreak o Los Lunes al Sol las que meto en esta cesta. Es ese tono entre derrotista y amargo que hacen algunos cineastas españoles aunque también se vea de vez en cuando en otros países.

    Por ponerte un ejemplo español, la película El Crack es un dramón que te cagas (muy fuerte lo que sucede al final) pero no la metería en el grupo de películas que paso de ver.

    Espero que me entiendas, es una elección personal y nada más.

  • Erald

    No es prejuicio, es eleccion.

  • Eric Sanabria

    Sólo argumento mi opinión y me gustaría que tú hicieras lo mismo.

  • Aníbal Mauricio Concha Martine

    Lo que me parece interesante es el punto de vista desde el que enfocan el problema de la muerte, según la reseña; no parece tratar tanto sobre la desesperación y las lágrimas, sino sobre la aceptación, la amistad y la responsabilidad (perro). Además cuenta con dos actores excepcionales, por lo que la esperaremos con ansias.

  • danielsatueotin

    Solamente di mi opinión. Ahora, sin incurrir en insultos, dime por qué tu opinión es más válida que la mía.

  • Eric Sanabria

    Ahora, sin incurrir en gafapastismos, dime por qué fue la mejor película española. A mí me pareció un tostón, y la sala entera se rió cuando el protagonista soltó la mejor frase del cine español, con gesto pétreo mirando fijamente a la chica: “mato gente. Y me la como”.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast