Noticias

La diferencia está en el ojo de quien lo contempla

Esta pasada noche, Rian Johnson — director de Brick, Looper y el próximo episodio de Star Wars — remitió a sus seguidores y seguidoras a una serie de reflexiones de su director de fotografía, Steve Yedlin (quien repetirá su colaboración en la nueva entrega de La Guerra de las Galaxias) que intentan modificar el ámbito del debate entre celuloide y digital, uno de sobra conocido por todos vosotros, objeto de cientos de textos y marcado en los últimos meses por el renacimiento de la afinidad por la emulsión, capitaneada por cineastas como Christopher Nolan o Quentin Tarantino.

Kodak, sin ir más lejos, publicaba hace unos días un comunicado en el que aplaudía uno de sus mejores años en la venta de película cinematográfica, como indicó el presidente de su división cinematográfica, Steve Bellamy, en una carta abierta donde citaba ejemplos como Star Wars, El Puente de los Espías, The Big Short, Carol, Joy, Steve Jobs, Trainwreck, Love And Mercy, Spectre, Black Mass, Misión Imposible: Nación Secreta o Son Of Saul.

Yedlin ha decidido aportar su granito de arena epistemológico a esta cuestión publicando una prueba en su página comparativa web — que podéis ver directamente o descargaros a mejor calidad — y ha publicado un intercambio de correos (editado por Johnson, para facilitar la claridad de la conversación) con Mario Carvalhal, descrito en la conversación como “cineasta”, sin dar más detalles, en el que pide un nuevo marco de conversación sobre formatos cinematográficos donde las diferencias entre celuloide y digital quedan reducidas a un ámbito mucho más pequeño del que se piensa originalmente: el del soporte, y en el que ambos formatos comparten una gran cantidad de “aspectos empíricos idénticos”.

medio

En sus respuestas, Yedlin explica algunos puntos que me parecen de gran interés, al comenzar indicando que el debate celuloide vs. digital se asienta sobre bases un poco mal definidas al presumir que ambos formatos son “monolíticos”. “Ambos son meros sustratos de una imagen y un pequeño paso en una larga cadena de procesos que terminan en lo que llamamos ‘formato'”, aduce.

Yedlin pide eliminar vestigios de “misticismo” en las menciones al celuloide. “Insistir en que la película cinematográfica es pura magia y negar la posibilidad de que se puedan replicar sus propiedades es como decir a Kepler en 1595 que abandone su investigación sobre el movimiento de los planetas porque los designios de Dios son incomprensibles”.

“No es que la película ‘exista’ y el digital sea un elemento ‘virtual’. Cuando se emplean términos de una manera tan vaga estás anulando la posibilidad de desarrollar una investigación empírica y limitas el debate a un ámbito emocional y ambiguo”, añade.

En este sentido, Yedlin indica que el hecho de que cineastas tan destacados como P.T. Anderson declaren abiertamente su preferencia por el celuloide no significa que “el celuloide sea mejor que el digital”. “Un cineasta emplea las herramientas que le resultan familiares. El hecho de que exprese su partidismo solo demuestra que los humanos tienen un tiempo de vida limitado y que tienen que seleccionar un ámbito de pericia en el que concentrarse”.

En igualdad de condiciones, argumenta Yedlin, digital y celuloide no ofrecen diferencias discernibles.”Los atributos temporales y geométricos de la mayoría de los procesos digitales no solo son análogos, son idénticos a los de la película cinematográfica. Ambos usan 24 fps, exposiciones de 1/48, y la misma mecánica de obturación. Los atributos, desde la exposición al ‘motion blur’, son idénticos. La única diferencia es el soporte”, indica. “No es País para Viejos o El Asesinato de Jesse James… lucen exactamente igual que si hubieran sido rodados en digital”, asegura.

Aquí tenéis la conversación al completo.

Aquí la prueba de pantalla, que podéis descargar haciendo botón derecho + guardar cómo en este enlace (.mov, 1.3Gb)

Steve Yedlin en Twitter

  • Oscar Artista

    Si claro, solo hay que ver el episodio 1 de star wars, rodado en celuloide y el episodio 2,rodado en digital, el primero tiene apariéncia cinematográfica, el segundo, parece un capitulo extendido para televisión, yo lo noté mucho en el cine.

  • Lean

    Mil gracias Angel

  • Lean

    Mil gracias Angel

  • Lean

    Mil gracias Angel

  • Pierre V. Wilson

    Su mejor frase es: “Un cineasta emplea las herramientas que le resultan familiares”.

    La verdad es que NO creo que el celuloide vuelva a tener la predilección que quieren que tenga gente como Tarantino y Nolan y la razón es muy simple:

    El 95% de la gente MÁS joven que Tarantino y Nolan, gente de 30 años para abajo, le resulta MUCHO MÁS familiar el Digital que el Celuloide. Esa es la verdadera razón por la cual los más jovencitos siempre trabajan con el Digital. Los más jóvenes nunca crecieron ni conocieron el Celuloide por lo tanto les resulta mucho más familiar el Digital.

  • MisterFloppy

    Esto es como con otros debates: no importa la herramienta, sino lo que haces con ella.
    Hay de todo, incompetentes con celuloide y genios con Alexas o hasta con cámaras domésticas como la GH2.

  • ashwilliams

    Exacto lo mismo que pienso, no hay que olvidar que ya sea sobre el film o el digital, despues se hace un trabajo de postproduccion, correccion, ajustes, etc para darle la terminacion de “pelicula”
    Durante años lo unico que habia para “ajustar” era el film pero no por eso tiene que ser el standard, hoy hay dos caminos para llegar a la “pelicula”, es cierto que durante años el digital perdia pero ha dia de hoy una pelicula digital con los filtros, correcciones y todas las herramientas que hay se alcanza el “look” que entendemos como pelicula.

    Eso no quiere decir que el digital se lleve a imitar al film, xq tambien a veces se da ese argumento, “para que filmas en digital si lo dejas como en film” lo cual es una falacia, porque entonces parece que el film se deja crudo, cuando tiene los mismos procesos (de distinta manera obvio) que el digital.

    Hoy en dia, son solo dos formatos distintos que pueden ser mal o bien trabajados a partes iguales y no creo que se deba eliminar ninguno

  • estrokastos

    Está claro que ya hace unos años el nuevo formato ha superado las carencias frente al celuloide. Pero para el ojo experto hay diferencias en condiciones concretas. Leí, ya no recuerdo dónde, que, por ejemplo, estaban rodando en digital, pero los exteriores los hacían en celuloide, porque había diferencia, y se prefería la imagen que daba el formato tradicional. Varios testimonios recogían lo que comento, que tanto para directores como para fotógrafos sigue habiendo matices que separan los dos formatos. Y no solo una forma más romántica de entender el rodaje.

  • G. G. Lapresa

    Gracias, le echaré un vistazo.

  • https://www.lashorasperdidas.com Javier Ruiz de Arcaute

    Yo creo que actualmente las diferencias son mínimas y perceptibles para ojos expertos, sobre todo cuando hablamos de imágenes captadas con película o sensor de gran formato y mucha resolución. Ahí, sinceramente, creo que hay que ser MUY crack para notar diferencias.

    Antes sí que podía notarse más porque el digital no estaba suficientemente desarrollado y tenía carencias a nivel de compresión o rango dinámico. Hoy por hoy las cámaras digitales que se utilizan en cine son auténticos pepinos y a nivel de calidad dudo que tengan nada que envidiar al celuloide.

    Mirando en detalle está la diferencia de textura entre el grano del celuloide y el píxel digital, pero juraría que en la mayoría de casos la gente es incapaz de notar la diferencia hoy día.

    Creo que el celuloide puede gustar más a algunos cineastas o directores de foto porque el proceso de trabajo es distinto y quizás les guste más uno que otro.

Críticas

1

Romance sin fin.

booksmart super empollonas

El último tren adolescente.

Serenity_2019-12

Ecos de ti.

port

Ama como quieras.

tolkien

Repaso de los acontecimientos.

Twitter

Podcast