Series

Nuevas complicaciones para ‘American Gods’ con la salida de su showrunner sustituto

Hoy es el día de los disgustos.

Tras la forzosa marcha de Bryan Fuller y Michael Green el año pasado tras entrar en conflicto creativo y monetario con la productora de la serie, la adaptación de American Gods para el canal Starz ha vuelto a pillar un nuevo bache con el anuncio de la marcha del showrunner sustituto que habían designado para continuar su trabajo el pasado mes de febrero en esta serie que adapta la novela de Neil Gaiman sobre la lucha entre dioses del mundo antiguo y las deidades del mundo moderno.

Según THR, que fue también la que publicó los pormenores de la salida de Fuller y Green, el nuevo showrunner, Jesse Alexander (Alias, Héroes, Hannibal, Star Trek: Discovery), lleva un mes apartado de la serie de un modo ciertamente ambiguo. Según una fuente cercana, el guionista “ha sido despedido pero a la vez *no* ha sido despedido”. Es el gato de Schrödinger de los showrunners.

Esto se debe a que Alexander ha sido relegado de sus funciones (se le ha pedido que deje de supervisar el montaje, ni participar en ningún otro aspecto de la producción o postproducción) pero no se le ha echado expresamente para ser reemplazado por otra persona. Fremantle, la compañía detrás de la serie, ha preferido apartar a Alexander de su trabajo por la puerta de atrás antes que enfrentarse a otra ronda de publicidad negativa como lo que ocurrió con los anteriores showrunners, cosa que al final va a ocurrir tras esta filtración de THR.

La producción de la segunda temporada está muy avanzada, con Alexander habiendo entregado ya múltiples borradores del episodio final, pero todos los ejecutivos de Starz y Fremantle los rechazaron y pidieron su reescritura, que va ya por la séptima versión. Estos continuos conflictos han contribuido a diversos retrasos que han hecho que vayan seis semanas retrasados en su calendario inicial –y en este negocio un día de retraso implica dinero perdido– y tras ese desbarajuste han tenido que parar el rodaje.

Según una de las fuentes, los actores no han recibido todavía su copia del guión del episodio final de la segunda temporada porque, literalmente, “no hay guión”. En lugar de rodar este episodio, tal y como deberían estar haciendo en este momento, el equipo de la serie está empleando este tiempo para hacer regrabaciones y completar escenas de episodios pasados.

Recordemos que Fuller y Green habían completado un total de seis episodios antes de terminar despedidos, los cuales se tiraron al cubo de basura y se comenzó su reescritura de cero. El encargo inicial de 10 episodios se redujo a ocho y Alexander comenzó a manejar la producción, pero la transición no fue tan suave como se esperaba.

Los problemas con los guiones se produjeron desde el primer día de ensayo, con muchos de los involucrados desde la primera temporada queriendo honrar la visión original y protegiendo aspectos importantes de los personajes y trama. Ian McShane, particularmente, tuvo muchas quejas con los diálogos y puso de su parte para reescribirlos en el propio set de rodaje y la producción se vio obligada a elevar a Orlando Jones (Mr. Nancy) en calidad de guionista para que estos cambios se hiciesen de manera regulada según la WGA, ya que la organización estipula que debe haber un guionista presente cuando se hacen este tipo de reescrituras y no se pueden dejar en manos de un “simple” actor. El resto de guionistas se paseaban por el set con notas tomadas a mano en medio de los continuos “combates a gritos” entre el nuevo showrunner y McShane.

Otra de las fuentes describe que los conflictos que hubiese durante la primera temporada se quedan cortos comparados con lo que ha ocurrido durante la producción de esta segunda. Los problemas han venido motivados porque Starz cedió el control a Fremantle para que llevase la serie de la forma que considerase, pero Fremantle es una productora especializada en reality shows y American Gods es de las pocas series de ficción en su catálogo, por lo que no tiene la experiencia ni recursos necesarios para llevarla a buen puerto sin un buen guía. Además, Stefanie Burk, una de las ejecutivas de la compañía y responsable de su compra tras el intento de adaptarla para el canal HBO, ha sido descrita como el “pegamento” que mantenía todas sus piezas unidas, pero acaba de dejar Fremantle para irse a Film Nation. “Fremantle se inmiscuyó de maneras que no han ayudado a la serie para mantener una visión creativa coherente o mantener la producción en orden”, concluye el informador.

american-gods-gaiman

Neil Gaiman junto a Bryan Fuller, el director David Slave, Michael Green y el actor Ricky Whittle.

Nuevamente, THR alude a que tanto los roces de Fremantle y Starz, así como la decisión de darle a Neil Gaiman, autor de la novela en la que se basa la serie, un mayor control creativo han influido en la tensión actual. Recordemos que en su día Gaiman negó que hubiese cualquier tipo de problema con la visión creativa de la serie debido a los cambios de Fuller y Green, los cuales se tomaron diversas licencias para adaptar su obra, pero ahora vuelve a resurgir la misma información.

Fremantle le ha dado a Gaiman todo lo que ha pedido para mantenerle contento, ya que tienen un acuerdo global para adaptar el resto de su obra, y el autor co-escribió el inicio de la segunda temporada junto a Alexander, además de supervisar decisiones creativas y su dirección, pero la realidad es que Gaiman no ha estado realmente presente en un día a día en el set de rodaje tal y como se podía prever cuando se le calificó de co-showrunner. Gaiman tiene otros compromisos, como la serie de Buenos presagios (Good Omens) para Amazon, y físicamente no ha podido dedicarle igual atención a ambas.

Por ello, Gaiman dio su visto bueno para que Alexander fuese su hombre de confianza y cargase con la serie de una manera habitual, pero esto no fue bien recibido por el anterior equipo. Se comenta que tanto actores, como lo mencionado arriba con McShane, como miembros del equipo técnico y algunos ejecutivos no estaban para nada contentos con la nueva visión de este showrunner para adaptar este material y seguían prefiriendo lo que habían ofrecido sus anteriores responsables hasta ahora.

Fremantle decidió continuar con Alexander porque se le percibió como alguien manejable que no iba a protestar como lo hicieron Fuller y Green y además sus guiones fueron del agrado de Gaiman, ya que se ajustaban mucho a la novela. Desde que comenzó a desarrollarse esta segunda temporada la idea detrás de toda ella fue que la adaptación se pareciese todo lo posible al libro. La forma en que Fuller y Green construyeron y desarrollaron el mundo de American Gods en la primera temporada fue una causa de irritación constante para Gaiman, detalla uno de los informantes del artículo. No se sabe el grado de implicación que Gaiman tuvo a la hora de su marcha pero hay quien asegura que una decisión tan importante no habría sido tomado sin su consentimiento.

Debido a la contratación de Alexander para tener un mayor control sobre él, la dirección de la temporada ha tirado por una ruta más convencional y, aunque el showrunner estuviese respaldado por Fremantle y Gaiman, Starz está descontenta con su trabajo y prefería el “tono atmosférico e hipnótico que Green y Fuller crearon”.

Tras el retiro forzoso de Alexander, hubo un intento de ascender a otro de los guionistas habituales a su cargo pero esa persona, cuya identidad no se ha revelado, dejó la serie en cuando le concedieron el puesto. Ante la ausencia actual de showrunner, la serie está ahora mismo en las manos de Chris Byrne, director de segunda unidad de Hannibal y de la primera temporada de American Gods, y la productora Lisa Kussner.

Irónicamente, con el despido de Fuller y Green, motivado en gran medida por sus peticiones monetarias dado el tremendo gasto a nivel de producción y efectos especiales que esta serie requiere, Fremantle pretendía reducir la inversión de presupuesto en esta segunda entrega pero el tiro les ha salido por la culata y ahora están “gastando frenéticamente” con vistas a terminar la temporada de una vez por todas y quitársela de encima. El gasto es mayor de lo inicialmente previsto y el dinero invertido se está usando para “darle chispa a lo que resulta plano sobre el papel”. Las regrabaciones continúan, como se comentaba anteriormente en el artículo, y muchos ejecutivos están descontentos con lo “baratos” que lucen algunos episodios, especialmente los episodios cuatro y cinco, los cuales han recibido un extenso trabajo adicional para intentar arreglarlos.

“‘American Gods’ tiene una profunda y compleja mitología y un estilo visual único que hace de esta serie una de las producciones más ambiciosas de la televisión, y una por la que seguimos comprometidos a entregar a nuestra audiencia”, ha comentado por su parte un portavoz de Starz. “Estamos seguros de que cuando los fans vean el primer avance de la segunda temporada en unas semanas durante la Comic-Con de Nueva York, estarán de acuerdo en que ha merecido la pena la espera”. El estreno sigue previsto para algún punto de 2019.

  • Pablo PAL

    Ostras, la segunda temporada de The Walking Dead me pareció el peñazo más grande que he visto en mi vida. Aun así he visto hasta la temporada 6, porque entonces hacía más esfuerzo por ver las series completas. Me llega a pillar la temporada 2 en esta época y la dejo en el tercer episodio.

  • Griff

    Ay, Gaiman. Qué difícil es matar a tus hijos… No es el primero ni va a ser el último que viva tan mal las adaptaciones de su trabajo.

    En ese sentido, me llama mucho la atención el guionista de Let the Right One in (la original, la sueca), que era el mismo autor del libro. Y menudos machetazos le dio a la obra original para la adaptación fílmica. Que muy bien, ¿eh? Muy buena adaptación. Pero eso, que fue a lo básico y se quedó con el esqueleto del libro, con una tarea de síntesis y concreción que no creo que mucha gente viese con buenos ojos sobre su propio trabajo, menos aún hacerlo ellos mismos.

  • Pulpfreak

    Eso es en cualquier industria, siempre que vas a ejercer un cargo donde debes dirigir a otras personas tienes dos opciones: ser un camarada, o un puto jefe de la gestapo

  • Pulpfreak

    Por la forma como pusiste dinero, sono Ian Mcshane gritando : ODIN

    https://www.youtube.com/watch?v=iO8M3uIGVOk

    Puedes criticar muchas cosas a la serie pero Fuller tiene un estilazo y vaya que potenciaba las ideas de Gaiman de una forma visual atractiva y bizarra. Si algún día deciden adaptar a Sandman espero que su nombre se cole en alguna parte de los creditos

  • SConnor

    No es la primera ni la segunda vez que leo acusaciones de los cabreos morrocotudos que se pilla Gaiman con sus adaptaciones, y aunque él suele negarlo, esto ya huele… Cagüen, con lo que me gusta el señor.
    Y tampoco lo entiendo, porque las escasas licencias que se permitían Fuller y Green eran mejoras (la más clara, darle más peso a Mad Sweeney, pero no la única).
    Me jode mil porque disfruté mucho del libro y de la primera y esto tiene pinta de sin dios. Pun intended.

  • doc_diablo

    Pues yo he leido el libro y no entiendo mucho el cabreo de Gaiman. ?????

  • Locutus OfBorg

    Si mal no recuerdo Gillian Anderson abandono la serie en modo de respaldo a Bryan Fuller no? La verdad que la primera temporada me pareció INCREÍBLE , pero la partida de Fuller eliminó toda espectativa de esta nueva temporada.

  • http://alvarofuel.es Alvaro Fuel

    Pues mira, no lloraré si la cancelan. Me pareció tremendamente pretenciosa y a la vez desaprovechada, con algunos buenos momentos y recursos visuales pero mayormente indigesta y excesiva. Y ese final, telita lo flojo que fue…

    Si no va a tener siquiera lo poco que la salvaba de la quema, ni me molestó en seguir viéndola.

  • manuwar

    La primera temporada me gustó bastante, muy arriesgada y artística. Sudo mucho de las diferencias con el libro. La serie fue una pequeña virguería con capítulos tremendos como el de Essie McGowman y un montón de ideas visuales chulímas. Y con Gillian Anderson.

    Pero la verdad es que ahora mismo no me apetece nada ver una segunda temporada que haya quedado ramplona y baratonga, sin las características que hicieron especial a la primera. Y sin Gillian Anderson.

    Así que visto el sindios descrito en este (excelente) artículo, por mi como si la meten en un cajón.

  • El Dogma

    Cuando se anunció la serie me alegré ya que pensé que sería la versión buena de la historia: la novela está muy bien, es original (aunque años después de leerla y profundizar más en la obra de Gaiman estoy viendo que recicla un montón ideas de otras de sus historias) pero el final me llamaba.

    Después de la primera temporada me encantó su versión audiovisual, muy onírica y experiencia sensorial como los trabajos más recientes de Fuller pero los dos últimos episodios me provocaron una mueca amplia (Vulcano, el baile patético de los sinrostro…). Esto se agravó cuando se fueron los showrunners, Gillian Anderson también cambiando obviamente de actriz a Media y ahora esto….

    Por mí que no la estrenen si han hecho una mierda y que quede como serie rara cancelada y de culto a lo Carnivale, Awake y otras tantas.

    (Awake, la de NBC que estrenó en 2012, no la conoce casi nadie pero siempre es bueno recordarla).

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast