Críticas

Spider-Man: Un nuevo universo

Poquitas veces tenemos la ocasión de ver películas que aporten verdaderas revoluciones estéticas. Normalmente el lenguaje audiovisual evoluciona de forma suave, añadiendo notas personales a lo aportado previamente por otros o haciendo uso de las mejoras técnicas de cada momento. Sólo de vez en cuando, surgen obras que intentan dar un paso más allá mezclando recursos diversos y preguntándose no sólo cómo contar mejor la historia que están narrando, sino de qué manera pueden hacer algo realmente especial. Spider-Man: Un nuevo universo, es esa clase de película excepcional que hace avanzar las cosas 10 pasos de una sola vez.

La película cuenta una historia sencilla a partir de un concepto algo enrevesado como es el de los universos paralelos. Kingpin ha creado una máquina interdimensional que puede hacer colapsar varios universos próximos con un fin que la película revelará en el momento adecuado. Mientras tanto, el joven Miles Morales, es picado por una araña surgida de ese portal, obtendrá los consabidos poderes y, mientras aprende a lidiar con ellos, deberá convertirse en el relevo del Spider-Man original con la ayuda de otros cinco, que han cruzado desde sus respectivas dimensiones para arreglar el desaguisado.

Este argumento sobre universos paralelos pero no iguales es en gran medida la excusa que toma la película para unir lenguajes próximos pero no iguales, y derivarlos todos al audiovisual. Hay elementos característicos del cómic como viñetas, bocadillos de texto o las tramas de puntos, hay elementos propios de la animación contemporánea como los personajes y escenarios 3D, elementos de los videojuegos (heredados del cómic), como puede ser el sombreado plano en figuras tridimensionales visto en Borderlands o Crackdown, mezclado con el sombreado natural, animación stop motion (los personajes están animados a 12fps mientras que los movimientos de cámara y escenarios lo hacen a 24fps) y hasta elementos de estereoscopía clásica, como las imágenes superpuestas de cada ojo, en verde y rojo, integradas en los fondos desenfocados. En definitiva, una amalgama de recursos que han sabido mezclar con una maestría ejemplar a fin de crear un espectáculo tremendamente vivo.

En todo esto seguro que han tenido que ver mucho Phil Lord y Chris Miller, productores de la película y, el primero de ellos, también co-guionista, que podríamos considerar precursores de este nivel de experimentación con su trabajo en La Lego Película, donde se aplicaba la técnica de stop-motion a la animación digital. A ellos hay que añadir nada menos que un trío de directores, Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman, cada uno de ellos proveniente de un área distinta (animación, storyboards y guión, respectivamente).

Miles Morales in Sony Pictures Animation's SPIDER-MAN: INTO THE SPIDER-VERSE.

De todos modos, este aspecto técnico podría resultar hueco sin buenos mimbres en la historia y sin el interés adecuado en la misma. Aunque a nivel de guión la película esté muy lejos de ser tan rompedora como en el aspecto visual, se acerca mucho al nivel de otra estupenda cinta de animación inspirada en un universo superheroico, Big Hero 6, orientada también a un público más familiar pero que no esquivaba en modo alguno elementos graves como la muerte, la venganza o la decepción que conlleva descubrir la realidad de aquellas personas que son un referente. Aquí puede que la premura que requieren los acontecimientos den menos margen a dejar un mayor poso emocional en el espectador, pero no porque Miles Morales no se vea enfrentado a todos esos momentos clave en el paso a la vida adulta.

null

Así que, aunque pueda considerarse algo descompensada entre técnica y relato, ambos aspectos funcionan muy bien como refuerzo del otro, hay mucho cariño en el tratamiento de personajes, en el legado del que se nutre (con guiños directos a las películas de Raimi) y se aprovechan, sin forzar nunca la maquinaria, los elementos cómicos que proporciona la historia.

Quizás no sea la gran película definitiva del personaje o del género de superhéroes (que últimamente hay mucha hipérbole entusiasta a la hora de calificar buenas películas), pero si una de las que ofrecen excusas sobradas para ir al cine y premian la asistencia ideas nuevas aplicadas a la animación contemporánea como hacía mucho que no se veía.


Bob Persichetti, Peter Ramsey, Rodney Rothman | Rodney Rothman, Phil Lord | Robert Fisher Jr. | Justin Thompson | Daniel Pemberton | Avi Arad, Phil Lord, Christopher Miller, Amy Pascal, Christina Steinberg | Will Allegra, Brian Michael Bendis, Stan Lee | Avi Arad Productions, Lord Miller, Marvel Entertainment, Pascal Pictures, Sony Pictures Animation | Sony Pictures Releasing |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • Jose Manuel Lagos Ahumada

    No recuerdo muy bien como fue la escena, pero el Prowler le daba la espalda a Fisk, y creo que simplemente el tenia una mejor visión de el que de Miles.

  • Pedrom Muñoz Ruiz

    Sí, desanima bastante la verdad.

    Y curiosamente lo que más la critícan es algo que recuerda demasiado a BvS: que el rollo psicoanalizador que tiene con los personajes es muy espeso y confuso, y pierde mucho tiempo con ello.
    Así que muy alentador no es, pero habrá que ver…

  • Pedrom Muñoz Ruiz

    Montaje, montaje.

  • Nacho Traseira

    Por cierto, ¿esa foto con los tres es real o es un montaje?

  • Nacho Traseira

    Bueno, no te falta algo de razón en ese razonamiento, aunque es algo subjetivo. A mí me parece muy acorde con cómo es el personaje de Fisk en los cómics y en el resto de adaptaciones. Pero bueno, si que es verdad que ya puestos podría a ver disparado a Miles, yo que se…

  • Nacho Traseira

    Borcierto, a Glass la crítica le está sacudiendo más palos que a una estera…

  • Pedrom Muñoz Ruiz

    Sí, ya digo que Stine saca “sus” ideas de cualquier fuente posible; por eso me llama tanto la atención lo de Shyamalan, que más que hacer lo mismo paralelamente con el material en que ambos se inspiran, parece que viene directamente de haber pasado por la “versión Stine”.

    Aunque nosotros sabemos que Stine en realidad vive aislado y perdido en su lejano ataúd espacial, ¿¿verdad, Juankiblog?? xD

  • Luc Hamill

    Me ha parecido muy buena peli, pero no de mu gusto. Muy mareante los colores, la animación, tanta mezcla y la música.

    Ye, pa gustos, colores.

  • Meitantei872

    Pues R.L Stine lo tuvo que copiar de un episodio de “El club de Medianoche” llamado: La historia de la Reina del baile. Que iba antes que ese libro.

    Donde un chico que trabaja en la bolera junto a su hermana, comienza a ver el fantasma de una chica. Al final resulta que el chico está muerto y la hermana es la única que puede verle. La chica que veía era su novia y los dos se mataron en un accidente de coche al ir al baile. El no recuerda todo hasta el final.

    Al ver el sexto sentido no me sorprendió tanto como a tooooda la sala porque me resultaba familiar a aquel episodio.

  • VictorHugoNajera

    Sin ánimos de levantar polvo (¿o sí?) pero ¿ya no estamos como muy grandecillos para seguir usando banderas? He visto varios de tus comentarios y te estás haciendo nombre de fanboy y de esos que mosquean.

    A mí me encantó esta película y debo aclarar que de las otras que se estrenaron el año pasado del sello Marvel tan solo salvaría de la quema segmentos de Infinity War, cuya totalidad no me terminó de cuajar en siguientes visionados. Black Panther me parece muy fallida, Ant-Man and The Wasp un gran bleh de mediocridad, y Venom pues lo que se ha dicho: un gran desastre (aunque las risotadas que me eché).

    Deberías, no sé ¿verla? Parece que ni la has visto.

Críticas

vengadores endgame

Le podcast.

us nosotros jordan peele

Peele director vs. Peele guionista.

cap2

La deshonra es una larga travesía.

destroyer

La culpa como gasolina.

Richard E. Grant as "Jack Hock" and Melissa McCarthy as "Lee Israel" in the film CAN YOU EVER FORGIVE ME? Photo by Mary Cybulski. © 2018 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Mi único deseo es importarte.

Twitter

Podcast