Reportajes

Nadie pudo pararla: ‘Un pliegue en el tiempo’

Mientras saboreaba las mieles del éxito con Black Panther, que alcanzó la marca de ser la producción de Marvel más taquillera de la historia, Disney se convertía en objeto de mofa por culpa de una película, Un pliegue en el tiempo de Ava DuVernay. La cinta es un despropósito de grandes dimensiones que es un absoluto desastre como mamarrachada con pretensiones de ser un manual de autoayuda, ya que ni siquiera funciona como comedia involuntaria a pesar de tener a Oprah Winfrey disfrazada de drag queen con sofocos, y que buena parte de la prensa norteamericana no se atrevió a decir claramente lo que pensaba sobre ella porque está muy mal cuestionar a la primera mujer afroamericana que se sitúa al frente de una gran producción con un coste superior a los 100 millones de dólares.

Un-pliegue-en-el-tiempo

En el año 1962 salía a la venta la novela Un pliegue en el tiempo de Madeleine L’Engle, escrita en un momento de crisis personal, con claras alusiones al cristianismo, y con la que la autora vivió una odisea para que viera la luz ya que a la mayoría de las editoriales no les parecía demasiado comercial tener a una niña protagonizando un relato de ciencia ficción en donde se habla claramente de la lucha del bien contra el mal, algo que se consideraba que iba a ser confuso para el público infantil/juvenil. A pesar de los malos presagios Un pliegue en el tiempo se convirtió en un éxito, dio pie a una serie literaria, y a lo largo de más de cinco décadas ha acompañado a millones de adolescentes principalmente en los Estados Unidos en donde ha llegado a ser un libro obligatorio en colegios e institutos.

La protagonista de Un pliegue en el tiempo es Meg, una niña inmersa en la edad del pavo que es rechazada por todo el mundo porque es realmente insoportable, su familia considera que es una niñata pero que no deja de tener cosas buenas, como toda criatura de Dios. Es hija de científicos y su padre ha desaparecido en extrañas circunstancias pero en realidad se ha quedado atrapado en otro plano dimensional durante uno de sus estudios sobre la quinta dimensión. La cría junto al mocoso de su hermano y un compañero de clase que es como un Johnny Depp con un brote de acné, uno de los tipos más populares del instituto pero él se siente un inadaptado, son transportados mediante el teseracto a través del universo con la ayuda de tres hadas del bien para dar con el físico extraviado.

Un pliegue en el tiempo ya tuvo una adaptación para la pequeña pantalla en Canadá que a la escritora Madeleine L’Engle (fallecida en 2007) le pareció un espanto y Disney que en el 2010 había cosechado un enorme éxito comercial con la Alicia en el país de las maravillas de Tim Burton se hizo con los derechos cinematográficos de la novela. La elegida para llevarla a cabo fue Ava DuVernay, que con su segundo largometraje Middle of Nowhere se llevó el premio a la mejor dirección en el festival de Sundance y que a raíz del estreno de Selma y su no nominación al Oscar como directora por esta película la convirtió en una de las figuras más insoportables de la industria, ya que ella atribuyó su no entrada a la discriminación por el hecho de ser mujer y negra haciendo de ello una causa. La casa Mattel sacó una Barbie a su imagen y semejanza, que se agotó en cuestión de minutos, y durante el trailer de  Un pliegue en el tiempo se la anunció como la “de la visionaria Ava DuVernay”, demostrando que semejante frase ya manida desde hacía años había nacido para hacer el ridículo.

Ava-DuVernay-visionaria

Teniendo a alguien cuya labor en el activismo está incluso por encima de su trabajo como cineasta Disney quiso contentar a todos con Un pliegue en el tiempo para que fuera lo más políticamente correcta: su protagonista es una adolescente afroamericana, sus padres son un matrimonio interracial, las tres hadas representan a la raza negra, blanca y asiática (interpretadas por Oprah Winfrey, Reese Witherspoon y Mindy Kaling) y hay una pareja gay interracial de adolescentes. Pero lo más importante no es esto, ni el relato de aventuras, ni siquiera el diseño de producción y sus efectos visuales que nos hacen pensar que buena parte del presupuesto de 130 millones de dólares se lo fumaron, sino que para que nos quede claro que la niña se acepta plenamente nos lo recalca con frases de un manual barato de autoayuda, y tampoco podemos obviar que en muchos momentos nos adentra en el oscuro y peligroso mundo de El secreto de Rhonda Byrne, que sigue las tesis de la ley de la atracción y que nos dice que con nuestro pensamiento atraemos las cosas: cantas como una grulla pero tienes el sueño de triunfar en el mundo de la música, piensa en ello, imagínate en un gran escenario y cautivando a la audiencia con tu arte, obsesiónate con ello, no es necesario que trabajes en tu formación si realmente quieres dedicarte a ello (es como quien quiere adelgazar y en lugar de cambiar de hábitos alimenticios cena sandwiches de atún todas las noches), si eso te amarga la vida porque no experimentas otra cosa que la frustración, o sea que ninguna discográfica se ha percatado de tu existencia, es que no lo has deseado con todas tus fuerzas, es decir que en tu fuero interno no te sientes como la Lady Gaga de Benidorm, más ejemplos, te han diagnosticado una enfermedad terminal o te mueres cuando te ves arrastrado por un tsunami durante tus vacaciones pues haber pensado en otra cosa. Millones de incautos que la han comprado y Oprah Winfrey como una de sus principales promotoras.

Unpliegueneltiempo2

En Estados Unidos se pudo comprobar algo muy curioso cuando se estrenó Un pliegue en el tiempo y es la ambigüedad de buena parte de los críticos a la hora de hacer sus valoraciones, Todd McCarthy de The Hollywood Reporter, Peter Debruge de Variety o Darren Franich de Entertainment Weekly fueron de los pocos que sí que se atrevieron a hablar sin tapujos de los fallos de una película aburrida, devorada por su propia puesta en escena y con la que cuesta conectar a nivel emocional porque ese mensaje sobre el empoderamiento y la aceptación personal suena tan auténtico como esas frases motivacionales de Paulo Coelho que se pueden leer en el Instagram de cualquier tronista de Mujeres y hombres y viceversa, pero el resto tenía reparos a la hora de decir que la cinta daba bastante vergüenza ajena, primero, por ser un producto de la casa Disney, y segundo porque Ava DuVernay ha hecho del cabreo su seña de identidad. Los críticos de St Louis la eligieron la peor película del año, los Razzies ni se atrevieron a nominarla para sus antipremios. La crítica internacional sí que la destrozó y sin piedad.

La-lechuga-Un-pliegue-en-el-tiempo

Contando con la producción y la publicidad, Disney se gastó aproximadamente 250 millones en Un pliegue en el tiempo, una auténtica burrada porque su recaudación mundial fue de 132 millones. En el mes de junio la compañía del ratón se convirtió en el blanco fácil de las bromas cuando la película de Ava DuVernay experimentó misteriosamente un incremento de su recaudación en un 1.551% durante el fin de semana de mediados de dicho mes, ya llevaba tres meses en exhibición, su estreno fue el 9 de marzo, y los datos de taquilla del 17 de junio revelaron que la cinta cosechó más de 1,5 millones de dólares (casi 7.000 por sala) y el fin de semana anterior apenas había hecho 100.000 dólares, y lo más gracioso, el siguiente solamente hizo 82.000 dólares. Disney para asegurarse llegar a los 100 millones de dólares (convirtiendo a Ava DuVernay en la primera mujer afroamericana en alcanzar dicha marca) hizo un programa doble en una serie de cines con la recién estrenada Los increíbles 2 de Brad Bird y separó después las recaudaciones.

Un pliegue en el tiempo se estrenaba en el momento oportuno y se aprovechaba de las reivindicaciones para dar visibilidad a la mujer en la industria. Pero desgraciadamente olvidamos que las obras hay que juzgarlas por lo que son no por cuestiones que no tienen nada que ver con sus méritos artísticos. Si Un pliegue en el tiempo es mala lo es porque provoca vergüenza ajena en muchos momentos no porque la haya dirigido una mujer de color, si caemos en eso somos misóginos y racistas, y al revés ya que tampoco hay que salvarla de la quema por las mismas razones, tenderíamos a la complacencia, ni una ni otra postura son beneficiosas para conseguir la tan deseada igualdad tanto de género como racial. A pesar de la maniobra de Disney y de los paños calientes de buena parte de los medios de comunicación el porrazo fue monumental, las pérdidas superan los 100 millones de dólares y la sensación de haber hecho el ridículo es incluso superior.

Mary Carmen Rodrí­guez

Soy iconódula y oscarnallóloga.

  • rafaelgg

    Pues lo cierto es que por físico y por estilo interpretativo me cuesta ver a Cage como Superman. Reconozcamos que si lo ponemos al lado de Chris Reeve, Brandon Routh y Henry Cavill desentona tela.

  • Cerebro

    Es cierto, esta versión de King Arthur es muy rara, pero para mí, no se volvió tan mala debido a que sabía quién la dirigía, este director suele tener su propio estilo bn marcado. Pero definitivo, esta peli tenía que haberla dirigido alguien con experiencia en películas medievales heroicas y más si se trataba de una trilogía.

    Y sobre MadMax FuryRoad pues tuvo una inversión superior a los 100M y su recaudación fue la misma que películas como Warcraft y la resiente Alita, incluso hasta la misma Kong Arthur que curiosa mente todas estas tuvieron una inversión por encima de los 100M.

    Sin embargo, tenemos las películas recientes de Star Trek que tuvieron inversiones de 150M y sólo recaudaban 350M más o menos, y eso no impidió que se hicieran las secuelas.

    Así que, no sabría decirte si es fracaso o no.

  • Hastur Jr.

    Bueno, eso es algo que tengo asumido.
    Tampoco es que supongan un gran problema.

  • Guai

    “Una pista: es el mismo que empieza esta discusión quejándose de la falta de puntos en el artículo y que cuando le decimos que exagera se pone en plan divo”

    Eso es lo único que ha ocurrido aquí y el “historial de guerra” entre tú y otros no lo va a cambiar.

    Dos últimas (porque estoy hasta la polla del asunto) consideraciones:
    1.- Si cualquiera puede entrar en un hilo UNICA Y EXCLUSIVAMENTE para criticar la gramática del texto, cualquiera puede opinar que exagera o que el texto en cuestión está escrito de puta madre sin que nadie tenga que “reeducar” a nadie.
    2.- Creo (y puede que me equivoque) que si hubieras sido tú el que hubiera entrado UNICA Y EXCLUSIVAMENTE a criticar la gramática del texto, el “historial de guerra” hubiera tenido un nuevo capítulo.

  • Hastur Jr.

    Yo creo que el verdadero anormal es quien cree que hace falta tirar de Google para conocer a Cela o a Cervantes. Pero tú sabrás.

    Por otra parte, quien se moleste en leer estos mensajes (creo que no es tu caso, tú también dices que me tienes bloqueado… claro, claro) podrá ver quién se las da de experto en gramática sin tener ni puta idea y quién es el notas con ganas de gresca. Una pista: es el mismo que empieza esta discusión quejándose de la falta de puntos en el artículo y que cuando le decimos que exagera se pone en plan divo.

    Y gracias a tu aportación ahora también podrá ver quién es un pobre comemierdas resentido.

  • Gort322

    Ah, que el anormal también es experto en gramática. Que raro.

    Tiene que tener el buscador de Google echando humo. En cuanto le cales verás que normalmente no tiene ni puta idea de lo que habla aparte de un par de cosas que ha leído (apresuradamente, y sin digerir) en internete.

    Si te ha buscado como objetivo ( un consejo) no le hagas ni puto caso. Es un notas con ganas de gresca.

  • hunk38

    En algunos casos me es indiferente y en otros no tanto, es normal que se tenga esta forma de pensar, al menos para mi lo es. En todo caso es mi opinion, tan irrelevante como es la tuya. Mejor dejémoslo ya porque llevamos un rato con lo mismo y esta claro que no vamos a llegar a ninguna parte, al menos en este asunto

  • rafaelgg

    No tú lo que quieres es que el negro haga de otro tio que sustituye a Batman adoptando su nombre, mo a Batman.
    Y un Batman snegr seria una nueva versión del personaje y sus aventuras de la musma manera que m con Eastwood era una nueva versión del personaje que interpretaba Mufune. Es curioso que digas “Oye que ahí si vale porque cambiaron ademàs de la raza las coirdenadas geográficas de la historia pero con Batman negro ya cambian demasiado porque cambian la raza”…..O sea 2 es nenis que 1 según tú.
    “Es que Clint no hacía de un personaje japonés” coño ¿Y donde está escrito que un Batman negro pretenderíahacercde blanco?.. ¿Will Smith cuando hacia de Jum West hacía de blanco porque el personaje era origunarianebte bkanco?.
    Ne parece que no es lo que yo digo lo que no tiene sentido.

  • Belmondo

    Estoy de acuerdo en que “Fury Road” no ha sido un fracaso. Estoy completamente convencido que la vida comercial que tuvo fuera de las salas fue mucho más que exitosa. Además, lo que ha impedido que ahora mismo no haya una continuación es un litigio entre Miller y Warner por el reparto de los coste de producción.

    Ah, y yo soy uno de los “haters” oficiales de “King Arthur”. De las peores pelis que he visto en los últimos años.

  • AstreaShalott

    Interesante lista, pero yo intercambio Jupiter Ascending por King Arthur.

    J. A, porque si, es una mamarrachada, pero de la buena, de la comedia involuntaria, una versión soap-space opera kischt que me dio la vida cuando la vi.

    Sin embargo, King Arthur …buffff, es que es anticlimática toda la película, aburre a las ovejas. Que manera de cagarse en el mito artúrico, porque si había un tono que no le iba bien era el de mafioso medieval del Ghetto. Te juro que no me la salvo ni que saliera Charlie Hunnam polinizando bragas (que por cierto, es de lo único que me acuerdo ya).

    Por otro lado, también revindico FF: la Fuerza interior, no la he revisionado, pero me gustó cuando la vi en el cine. Me pareció diferente.

    Y creo que se podría considerar que Mad Max Fury Road tampoco ha sido un fracaso, ¿no? Al menos no al nivel de las otras de la lista.

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast