Críticas

Yo soy Dolemite

Desde que entramos en el nuevo siglo, la carrera de Eddie Murphy se centró esencialmente en el cine familiar y, desde 2012, en una suerte de retiro interrumpido sólo por un mediometraje televisivo donde volvía a dar vida a Axel Foley y la película Mr. Church. Un parón que precede al previsible resurgir del mito que se inicia con la película que nos ocupa, Yo soy Dolemite, pero que continuará con el especial de comedia mejor pagado por Netflix hasta hoy, Superdetective en Hollywood 4, la secuela de El príncipe de Zamunda y su reencuentro con Ivan Reitman en Tripletes.

En esta película Murphy se pone a las órdenes de Craig Brewer para retratar cómo se fraguó el mito del blaxploitation que supuso Dolemite, el alter ego del cómico Rudy Ray Moore. Un personaje surgido de la desesperación de un cómico de stand-up y músico de tercera fila que, a sus cuarentaitantos, sigue esperando su gran oportunidad.

DOLEMITE IS MY NAME!

Una curiosa e interesante suma de talentos, la de Murphy y Moore, en el actual momento de sus carreras para esta historia concreta. Para Murphy supone, de algún modo, leerse a sí mismo en sus inicios para reconectar con lo que supone empezar de cero pero en una edad, la de Rudy Ray Moore (y del propio Murphy) en la que normalmente se da por hecho que todos los trenes han pasado ya. Para Brewer, un director que ha sabido retratar muy bien, siendo blanco, el universo musical afroamericano de los bajos fondos y las historias de redención, la posibilidad de volver a hacer cine después de casi ocho años enfrascado en televisión.

Ambos encaran la historia de Rudy Ray Moore en una forma que podría entenderse como una hibridación de Bowfinger, la excelente comedia de Frank Oz de la que Murphy era co-protagonista por partida doble y que es puro amor al hecho de hacer cine a cualquier precio, y Hustle & Flow, película dirigida por Brewer sobre un proxeneta de medio pelo que decide dar el salto a la música por su cuenta y riesgo. Terreno conocido para ambos, por tanto, a través de dos títulos previos que, independientemente del género y connotaciones negativas de sus protagonistas, son puro corazón. Y eso es posible gracias a un guión de dos tipos que saben mucho de retratar hasta lo más ridículo con un respeto encomiable, Scott Alexander y Larry Karaszewski, responsables de Ed Wood, El escándalo de Larry Flint y Man on the Moon. Palabras mayores.

dolemite 2

Por eso no es de extrañar que el resultado sea una película tan fácil de ver y de querer. De ver, porque su narración cuenta la consumación de un sueño precioso y lo hace con verdadera habilidad desde la primera plasmación de Dolemite, para la que Brewer bebe de su “Whoop that Trick” en una estupenda escena de emoción creciente que va de la inseguridad inicial a la explosión de genialidad. Y de querer porque, a diferencia de los protagonistas de Bowfinger o Hustle & Flow , esta película viste al suyo de una ética profesional y personal a prueba de bombas. Un viaje del que Rudy Ray Moore es protagonista y locomotora, pero que tiene a todos sus amigos y compañeros como pasajeros. Un sueño personal que se convierte en una realidad colectiva, porque el cine (y la vida) se hace en equipo.

Es interesante este matiz ético en los tiempos que nos ocupan porque pone sobre la mesa algo que en el debate público en torno a los cómicos se olvida con frecuencia, que lo que el cómico representa en un escenario no tiene por qué representar la forma de vivir y pensar de la persona que hay detrás. Moore es un tipo que pone su propia carrera como aval para alcanzar su sueño pagando y cuidando a su equipo, que trata a todo el mundo con respeto y exige lo mismo a sus compañeros, algo que contrasta claramente con su Dolemite, que pese a ser el héroe de su peli y sus shows, no deja de ser un chuloputas malhablado y un cretino.

Por tanto, un doble regreso a la palestra, el de Murphy y Brewer, a través de una película que aúna lo más bonito de títulos como los mencionados u otros de espíritu similar como The Disaster Artist o Abajo el telón. En el fondo, el clásico relato de Estados Unidos como tierra de oportunidades, aunque sean tardías, incluso para viejas glorias.


Craig Brewer | Scott Alexander, Larry Karaszewski | Eddie Murphy, Keegan-Michael Key, Mike Epps, Craig Robinson, Tituss Burgess, Da'Vine Joy Randolph, Kodi Smit-McPhee, Snoop Dogg, Barry Shabaka Henley, T.I., Luenell, Tasha Smith | Eric Steelberg | Clay A. Griffith | Billy Fox | Scott Bomar | John Fox, John Davis, Eddie Murphy | Michael Beugg, Charisse M. Hewitt | Davis Entertainment, Netflix | Netflix |

Javier Ruiz de Arcaute

Realizador audiovisual, protoguionista y co-fundador de esta santa web.

  • https://www.facebook.com/gladiatorpart2 RIDLEY SCOTT

    Me alegro mucho por Eddie Murphy y Wesley Snipes. Se lo merecen.

  • Titan de Grijaldia

    A mi me ha parecido un auténtico peliculón con 2 actores que están en estado de gracia. Eddie Murphy que esta brutal, comiéndose la pantalla y Wesley snipes que roba cada puta escena donde aparece, está descacharrante el cabron. Una peli la mar de maja, que se me ha hecho corta y que me encantaría ver a Murphy tan entregado a otros proyectos como este

  • MisterFloppy

    Bastante maja y simpática, con buenas actuaciones. Pero poco más.

  • rafaelgg

    Las plataformas de tv de pago que lo tienen más fácil para atraer a la audiencia pollavieja que las salas de cine de están convirtiendo en el medio ideal para que vienas estrellas como Michael Douglas o Eddie Murphy renueven su estrellato.

  • Naxeteeee

    Lo que he visto es que hay un cartel de “El príncipe de Zamunda 2”, o sea que la cosa va en serio

    https://pics.filmaffinity.com/coming_2_america-958745568-large.jpg

  • ashwilliams

    La vi anoche…

    Muy enojado termine, no puedo creer que Eddie Murphy nos haya privado de años de actuaciones suyas de este calibre por hacer pelis familiares. 1999 fue la ultima pelicula “Rated R” que hizo, un tio que, no es que necesita decir malas palabras para ser gracioso, pero que hizo carrera de no tener que restringirse ni un poco y gracias a dios aqui no lo hace.

    Su Rudy Ray Moore es un caramelo de personaje, un personaje de esos “Larger than Life” pero a la vez solo alguien que quiere un cumplir un sueño, pero no solo para él, tambien para los suyos, porque el tio no es nadie sin su gente y sin su publico, que solo ansia entretener.

    Murphy lo clava magnifiacamente, se come los bordes de la pantalla cada vez que aparece. Termine de verla energetizado por su actuacion, eran las 4 de la mañana y podria haber corrido una maraton. Joder Murphy, espero que sigas demostrando lo que vales, ya debes tener suficiente dinero.

    Scott Alexander and Larry Karaszewsk, como siempre infalibles guionistas y un buen hacer de Craig Brewer, hacen un film simpatico, emocional, con afecto real por el grupo de personajes que retrata. Son outsiders, exiliados, pero entre ellos son familia, por cursi que suene. Mike Epps, Craig Robinson y Titus Burgess como el grupo de amigos fiel, me gusto mucho una escena, Moore enojado por como todo esta saliendo en la filmacion, estan almorzando, se enoja con ellos y dice “ahora paguen por sus cuentas”, a lo que el resto responde “Rudy, jamas te hemos dicho que no a nada, con o sin dinero” lo cual resulta cierto, sin importar lo ridicula que fuera la situacion, estaban con el.

    Mencion aparte a Wesley Snipes, joder, otro que no se como no se aprovecha mas a este tio, entiendo que es dificil de tratar, pero aqui tambien lo clava, con su personaje, el director cocainomano “que trabajo con Polanski” (de extra) y solo ve sorprendido todo lo que sucede

    Muy recomendada, un Murphy gigante y un peli con mucho mimo y cariño por Rudy Ray Moore, su grupo de amigos y sobre todo sobre el amor al cine y mas que nada, el amor a entretener (muy recordatorio a esa maravilla llamada Bowfinger)

    Dolemite is my name and fucking up motherfuckers is my game!!

  • Johannes

    ¡Peliculón!

  • George Kaplan

    Si aprovecha bien el filón de títulos que tiene ahora por delante y que recopila Javier en la crítica, parece que no cabe otra opción.

  • Naxeteeee

    Enésima “resurrección de Eddie Murphy” tras “El profesor Chiflado”, “Dr Dolittle”, “Bowfinger” y “Dreamgirls”.
    A ver si esta vez sabe aprovechar la oportunidad…

  • Pingback: Pedro Luis Martín Olivares: Yo soy Dolemite – Pedro luis Martín Olivares| Cine | Blog Oficial()

Críticas

doctor sueno

Vine buscando cobre y encontré oro.

dolemite

Rudy Ray Moore, la segunda oportunidad de Eddie Murphy.

joker

El payaso triste más triste del mundo.

adport

Arregla tu corazón o muere.

it2

El retorno por compromiso.

Twitter

Podcast